Las expectativas a doce meses muestran un panorama más alentador para el país y a partir de febrero debería registrarse una aceleración del crecimiento del Producto Interno Bruto, previó Scotiabank.

“A partir de febrero se registraría una paulatina aceleración en el ritmo de crecimiento, en la medida que los choques de oferta que afectaron a los sectores pesca y manufactura primaria se diluyan y se consolide la tendencia creciente en la producción minera”, dijo el jefe de economía real del departamento de estudios económicos de Scotiabank, Pablo Nano.

En este contexto, proyectó una expansión del PIB cercana al 2,5% para el primer trimestre del año.

“Si bien este resultado sería mayor al 1% del cuarto trimestre del 2014, aún estaría muy por debajo del PIB potencial (5%) y en línea con las expectativas empresariales sólo ligeramente optimistas en el corto plazo”, anotó Nano.

No obstante, destacó que las expectativas a doce meses muestran un panorama más alentador, que se podría concretar en la medida que se acelere la inversión pública y se recupere la inversión privada.

Refirió que la recuperación de la inversión privada se concretaría gracias a la ejecución de importantes proyectos de inversión en infraestructura como el Gasoducto Sur Peruano (GSP) y la Línea 2 del Metro.

El PIB en diciembre mostró una expansión de 0.5 por ciento, acumulando un crecimiento de 2,4% en el 2014.

“Los indicadores adelantados para enero reflejan aún una débil actividad económica, aunque el PBI habría crecido más que en diciembre con un aumentó de 5,1% en la producción de electricidad y una expansión de 5,1% en la extracción de hidrocarburos”, precisó.

Refirió que lo anterior habría sido limitado por un día laborable menos (el 2 de enero fue declarado feriado), así como por la abrupta caída de la inversión pública (-26,9%).

En ese sentido, si bien se esperaba un resultado negativo debido a la curva de aprendizaje de las nuevas autoridades municipales y regionales, la caída fue mayor a la esperada, advirtió.

Finalmente, anticipó que este factor, junto a la caída de 1,7% de los despachos de cemento, habrían originado una evolución negativa del sector construcción en enero.