Lima. Durante el segundo semestre del año se registrará un déficit fiscal equivalente al 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB), sustentado en la tendencia hacia la desaceleración de los ingresos fiscales, proyectó hoy el banco Scotiabank.

El analista senior del departamento de estudios económicos del Scotiabank, Pablo Nano, señaló que esa desaceleración estará asociada a los menores pagos por Impuesto a la Renta de empresas mineras y el menor dinamismo de la demanda interna.

Indicó que el déficit fiscal también sería estimulado por la aceleración del ritmo de expansión del gasto público, relacionado a factores estacionales como la ejecución de un grueso del presupuesto público durante la segunda mitad del año.

Igualmente, por el mayor ritmo de ejecución presupuestal por parte de los ministerios en dicho período.

Precisó que la proyección para el segundo semestre no considera el anunciado incremento de sueldos a los maestros y miembros de las Fuerzas Armadas y Policiales, el cual tendría un impacto sobre las remuneraciones en el segundo semestre de este año.

“Tomando en cuenta estos supuestos, proyectamos un nivel de superávit fiscal de alrededor de dos por ciento del PIB al cierre del 2012, por encima de nuestro estimado previo de 1,2%”, comentó en el Reporte Semanal del banco.

También recordó que los gastos no financieros del gobierno, en sus tres niveles, aumentaron sólo 2% durante el primer semestre del año respecto al mismo período del 2011, según cifras del Banco Central de Reserva (BCR).

Explicó que dicho comportamiento fue propiciado por el crecimiento de 15,9% en la inversión pública por debajo de lo esperado, en particular por parte del gobierno nacional (-38%).

Dicha evolución se registró porque en junio del 2011 el gobierno nacional desembolsó, de manera extraordinaria, 847 millones de nuevos soles correspondientes al pago por la expropiación de terrenos para la ampliación de aeropuerto Jorge Chávez.

Por su parte, la recuperación de la inversión pública de los gobiernos regionales (49% más) y locales (115% más) marchó en línea con lo previsto, luego que durante el primer semestre del 2011 fuera afectada por la curva de aprendizaje de los nuevos gobiernos subnacionales.

Otro factor que explica el crecimiento de los gastos no financieros del gobierno es la inesperada caída de 0,9% en los gastos corrientes, estimulada por el retroceso de 24% en las transferencias del gobierno nacional, y el incremento de las remuneraciones en el Sector Público (4,5% más).

Dicho aumento en los salarios se sustentó, principalmente, en los mayores pagos realizados a los policías, en el marco de la modalidad retén servicio -franco y la generación de mayores plazas en el Poder Judicial para la implementación del nuevo Código Procesal Penal.

Finalmente, refirió que el incremento de 7,9% en las compras de bienes y servicios fue impulsado por los gobiernos regionales y locales, situación que contrastó con la ejecución del gasto en algunos ministerios.