Berlín. Grecia no será expulsada de la zona euro a menos que el país se "rehúse totalmente" a cumplir con sus reformas previstas, dijo este sábado el presidente del Eurogrupo, al tiempo que Alemania insistió en que el país afectado por la crisis debe ajustarse a las enmiendas acordadas.

"No podrá suceder, a menos que Grecia viole todos los requerimientos y no se ajuste a ningún acuerdo", dijo el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, según fue citado por el diario austríaco Tiroler Tageszeitung sólo días antes de que se reúna con el líder del país heleno.

"En caso de un rechazo total por parte de Grecia respecto a una consolidación del presupuesto y una reforma estructural, uno tendría que examinar el tema", agregó.

En cambio, Juncker dijo que espera que Grecia redoble sus esfuerzos para cumplir con sus reformas previstas, haciendo irrelevante este escenario.

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, dijo este sábado que había límites en la ayuda económica que puede entregarse a Grecia y afirmó que el endeudado país no debería esperar recibir un nuevo rescate.

Puesto que Grecia sufre por su quinto año consecutivo de recesión y el descontento político está aumentando, el primer ministro Antonis Samaras desea suavizar el impacto en la sociedad de los recortes presupuestarios extendiendo el plazo para reducir el déficit exigido por los prestamistas internacionales.

Se espera que Samaras reavive su propuesta para una extensión de dos años en los objetivos de recorte del déficit cuando se reúna con los líderes de Francia y Alemania la semana próxima. El primer ministro se reunirá el viernes en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, y además con Juncker.

Juncker dijo que por ahora no es urgentemente necesaria una extensión y que ello también dependía de los resultados de una misión de representantes del Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea, el Banco Central Europeo, comitiva conocida como "troika".

El acuerdo de rescate de Grecia por 130.000 millones de euros (US$160.700 millones) ya incluye una cláusula que refiere que el periodo de déficit ajustado podría extenderse si la recesión resulta más profunda de lo esperado.

Alemania: no hay concesiones. El ministro del Exterior alemán, Guido Westerwelle, dijo que Alemania no consideraría flexibilizar las reformas acordadas con Grecia "en su esencia" y llamó al Gobierno griego a "tomar la posición de Berlín con mucha seriedad", según la copia del avance de un artículo que sería publicado en el diario Tagesspiegel am Sonntag el domingo.

Aunque el gobierno alemán no acordará un tercer paquete de ayuda para Grecia, Francia y otros países del sur de Europa están presionando para ofrecer más ayuda a Atenas de ser necesario, a fin de evitar su salida de la zona euro, dijo el diario alemán Welt am Sonntag en una copia de un artículo que se difundirá el domingo.

Juncker, que dijo previamente este mes que una salida de Grecia de la zona euro sería manejable aunque no deseable, sostuvo ahora que "lo que quise decir es que es técnicamente manejable pero políticamente no es manejable y estaría relacionado a riesgos imprevisibles".

Grecia necesitaría un recorte adicional en el gasto de 2.500 millones de euros en los próximos dos años para cumplir con las demandas de sus prestamistas internacionales a cambio de la ayuda financiera, reportó este sábado la revista alemana Der Spiegel.

Al citar un reporte interino de la troika, Der Spiegel dijo que Grecia necesitaría 14.000 millones de euros en los próximos dos años para que su déficit se ubique por debajo de 3% para fines de 2014, por encima de un monto esperado previamente de 11.500 millones de euros.