El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, descartó este martes mantener la reducción del impuesto específico a las bencinas, impuesto que expira el próximo 25 de marzo, 14 días despues de que el empresario de derecha asuma su gobierno. 

El futuro ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, explicó ayer que mantener la reducción es demasiado costoso, "y por eso está contemplado en el presupuesto de este año que vuelva a su nivel previo. Tiene un impacto desfavorable y no se puede sino lamentar, pero se va a amortiguar con otras medidas que estamos considerando".

Según publica El Mercurio, el costo máximo de la rebaja transitoria es de US$350 millones por 24 meses, es decir, unos US$14 millones mensuales promedio. Por lo tanto, mantener esta rebaja por 10 meses más -entre marzo y diciembre- implicaría menores ingresos por US$145 millones al fisco, cifra similar al presupuesto del ministerio de Minería para todo 2010.

El anuncio de Fontaine marca un giro respecto de la postura política de la Alianza por Chile -coalición de derecha que apoya a Piñera- sobre el tema. El mismo presidente electo, en 2008, dijo estar de acuerdo con la reducción del impuesto a los combustibles. Y entre marzo y abril de 2009 hubo varias declaraciones de diputados de la UDI a favor de que la rebaja del impuesto fuera permanente.