Tegucigalpa. El creciente endeudamiento externo ha generado una nueva polémica entre el gobierno y organizaciones no gubernamentales que monitorean el comportamiento de los créditos que contrata Honduras.

Al 31 de marzo de 2012, la Secretaría de Finanzas reveló que el saldo de la deuda pública alcanzó US$ 6,403,2 millones, de los que US$ 3,310,3 millones corresponden a compromisos con los acreedores internacionales y US$ 3,092,8 millones es el endeudamiento interno.

Organizaciones como el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) han venido cuestionando la excesiva contratación de préstamos con acreedores nacionales e internacionales para cubrir el gasto público.

Héctor Guillén, secretario de Finanzas, dijo ayer que la deuda pública se encuentra dentro de los parámetros establecidos, siendo equivalente al 34,6% del producto interno bruto.

El saldo de la deuda pública externa representa el 18% del PIB, mientras que el endeudamiento interno representa el 17% del producto interno bruto.

El funcionario subrayó que la contratación de préstamos se realiza cumpliendo los términos establecidos en la política de endeudamiento fijada por la Secretaría de Finanzas y por el Banco Central de Honduras (BCH). Además, el gobierno de Porfirio Lobo Sosa se ha comprometido con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a respetar los techos negociados.

Deuda interna

Ha sido la contratación de endeudamiento interno para cubrir la caída de los ingresos tributarios y el excesivo gasto corriente el que ha experimentado un considerable aumento. Al 31 de marzo de 2012, el saldo de la deuda interna era de 59,072 millones de lempiras. (US$ 3,100 millones).

Guillén dijo que se continúa en el análisis de algunas alternativas para la conversión de la deuda, ya que son compromisos de corto y mediano plazo que la administración central debe cumplir, lo que genera una fuerte presión sobre las finanzas públicas sobre la situación de insolvencia en la caja del gobierno.

La Secretaría de Finanzas en los últimos tres años ha tenido que refinanciar más de 10,000 millones de lempiras (US$ 524,796 millones), ya que eran compromisos que tenían que haberse cumplido en los años 2010 y 2011. Los institutos de previsión social son los principales tenedores de los títulos valores gubernamentales.