El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña señaló que en caso de que Donald Trump sea favorecido sobre Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, México está listo para sobreponerse al resultado, ya que confió en que se cuentan con condiciones políticas y económicas para asumir el impacto de la volatilidad financiera que provocan los escenarios internacionales.

"La elección de Trump habría de cambiar, si ese fuera el caso, el entorno en el que se da a conocer la relación de Estados Unidos con el mundo, ese riesgo lo estaríamos enfrentando con finanzas públicas estructuralmente sanas, con un buen sistema bancario, con buen balance de los corporativos, con una relación robusta, que ha demostrado ser fuerte a través de las diferentes administraciones”, acotó.

Al ofrecer una entrevista televisiva, Meade Kuribreña abundó que, por todo ello, se considera innecesario que la federación realice una intervención para proteger al peso, ya que aseveró que, así como en México preocupa el resultado de las elecciones estadunidenses, otros países, se encuentran a la expectativa de lo que ocurrirá con la sucesión en la Casa Blanca.

La intervención sería como echar gotas al mar, no es el instrumento que nos serviría”, sentenció.

Manifestó que para evaluar el impacto que tienen las elecciones presidenciales del país vecino en la economía nacional, no es necesario esperar a que sean definidos los resultados, ya que enfatizó, que al menos en el último mes hemos tenido una muestra del comportamiento de los mercados.

"Lo que hemos visto ya es una gran volatilidad, pero dentro de eso, hemos visto que los mercados siguen funcionando que el sistema financiero mexicano está sólido y está bien, que los corporativos de México están bien gestionados, y que frente a la volatilidad que nos ha puesto ya una probadita del estrés que podemos enfrentar, en términos financieros, corporativos de bancos, posibilidad de acceder a mercados se ha seguido dando”, manifestó.

Aunque explicó que la volatilidad llegó a puntos de mayor impacto durante las campañas presidenciales, el titular de la Secretaría de Hacienda reconoció que aún no es tiempo de dar por superada la prueba, por lo que de manera anticipada sostuvo que habrá que continuar trabajando en la fortaleza de la relación bilateral entre México y Estados Unidos.

"Es una relación que es tan estrecha, tan fundamental, que no depende exclusivamente de la relación de los países, hay cosas que pasan entre México y estados Unidos que están fuera de la relación”, precisó.