Washington. Legisladores republicanos aseguraron al presidente estadounidense Barack Obama que no usarán a la economía como moneda de cambio en las negociaciones para elevar el límite de la deuda nacional, dijo este domingo el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner.

Pero según declaraciones de republicanos a distintas cadenas de televisión, estos no aceptarán un aumento del límite del endeudamiento superior a US$14,3 billones, si no va de la mano con un acuerdo de reducir el déficit futuro.

"Quiero aclarar que el Congreso elevará el límite de la deuda", dijo Geithner al programa "This Week with Christiane Amanpour" de la cadena ABC.

"Ellos lo reconocen y así se lo dijeron al presidente el miércoles en la Casa Blanca; yo estuve allí con ellos y ellos afirmaron 'nosotros reconocemos que tenemos que hacer esto y no vamos a jugar con este asunto, porque sabemos que el riesgo sería catastrófico'", agregó.

Después de que el Congreso aprobara la semana pasada un trato para dar financiamiento al gobierno hasta el mes de septiembre, los congresistas están abocados al debate sobre el tope del endeudamiento, cuya fecha límite es el 8 de julio, momento en el cual el Tesoro dejaría de pedir crédito.

Hasta este jueves, el Tesoro estaba solo US$76.000 millones por debajo del techo.

Si fracasan las negociaciones, Estados Unidos incurriría en una cesación de pagos de obligaciones como la seguridad social y, en última instancia, los de la deuda del Tesoro, advirtió Geithner.

Esto devastaría la confianza de los inversores en el país y provocaría una nueva crisis de los mercados financieros, agregó.

"Pero si para el momento en que debamos elevar el límite de deuda aún no hemos solucionado esto, el Congreso de todas formas tendrá que subir el límite de deuda", expresó.

El congresista republicano Paul Ryan, que encabeza la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, fue uno de los opositores que este domingo expresaron que un incremento del límite sólo podría lograrse como parte de un acuerdo sobre el gasto futuro.

"Además de elevar el límite de deuda, queremos que hayan controles financieros, queremos recortes en el gasto que acompañen al incremento del endeudamiento tope, y eso es lo que creo que los (líderes republicanos) le dijeron al presidente", dijo Ryan.

La Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, aprobó este viernes un plan para reducir el gasto en casi US$6 billones durante una década y recortar los beneficios para los ancianos y los más pobres.

El presidente Obama había presentado un plan para reducir el déficit en US$4 billones durante 12 años.

Geithner dijo que, dejando de lado la política, hay menos diferencias de las que muchos afirman entre los objetivos de recortar el déficit de la administración de Obama y los republicanos.

"Nos gustaría que el Congreso hiciera esto antes de llegar demasiado cerca de junio (...), acordar metas concretas, plazos, calendarios y un mecanismo de cumplimiento que fuerce al Congreso a subsistir con sus medios durante los próximos tres a cinco años", sostuvo.