El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, afirmó que la Unión Europea (UE) necesita más flexibilidad y generar demanda, además de proseguir con las reformas estructurales y de política fiscal y monetaria.

"Europa necesita una economía más flexible, necesita tener más demanda", aseguró Lew en Bruselas, en el marco de una rueda de prensa conjunta con el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis, con quien se reunió este lunes.

Lew aseguró que "Europa no está creciendo de la manera que necesitan tanto Europa como la economía global" y destacó que "los riesgos deflacionistas son evidentes".

"Cuando hablamos de Europa, entran en juego cuestiones como las reformas estructurales y la política fiscal y monetaria", dijo Lew, que pidió que estas herramientas se combinen con esa mayor flexibilidad y aumento de la demanda que necesita la economía comunitaria.

"Esperamos verdaderamente que esa sea la dirección hacia adonde avanzan las cosas", añadió.

Destacó además la importancia de que la UE y EE.UU. sigan colaborando en la construcción de una economía global fuerte.

En concreto apuntó a que el acuerdo de libre comercio e inversiones (conocido como TTIP) que ambas partes negocian es una prioridad para la administración estadounidense y subrayó que las conversaciones con los socios europeos sobre esta cuestión avanzan en la dirección correcta.

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis, por su parte, aseguró que la UE tiene las medidas adecuadas para mantener el crecimiento económico y la creación de empleo y que los efectos de las reformas están emergiendo, aunque reconoció que ahora lo que queda por conseguir es que la recuperación se deje sentir en el bolsillo del contribuyente.

"Urgimos a los Estados miembros a que apliquen completamente sus compromisos de reforma", destacó.

Preguntados por la victoria de la coalición de izquierda radical Syriza en las elecciones de Grecia, tanto Lew como Dombrovskis manifestaron su respeto ante una decisión democrática del pueblo griego y se declararon listos para colaborar con el nuevo Ejecutivo.

Dombrovskis recalcó, que "todas las partes deben cumplir con sus compromisos", y dijo que la UE está lista para colaborar con las autoridades griegas a fin de garantizar la recuperación.

Lew por su parte señaló que Atenas ha tomado decisiones muy duras en los últimos años y que "Grecia tendrá que comprometerse con sus socios internacionales y construir sobre esa base para seguir haciendo progresos".

Otra de las cuestiones tratadas en la reunión de hoy fue la situación en Ucrania.

"Las sanciones están funcionando desde el punto de vista económico, pero la escalada de violencia muestra que la presión debe continuar", sostuvo Dombrovskis.

"Pedimos abiertamente a Rusia que detenga cualquier tipo de apoyo militar o financiero a los terroristas", continuó.

"La discusión sobre la revisión de las sanciones depende mucho de Rusia. Le pedimos que muestre progresos tangibles en la resolución del conflicto", añadió.

Lew consideró que las sanciones están teniendo un impacto máximo en Rusia sin perjudicar a otras economías, y dijo que la clave está en ver hasta dónde se puede llegar porque también existen otras herramientas.

"Nuestros objetivo es lograr una resolución diplomática en la que Rusia respete el acuerdo de Minsk, del que es parte, y también vemos la posibilidad de reducir sanciones en lugar de aumentarlas, pero tenemos que estar preparados para hacer más si Rusia no toma ese camino", subrayó.

El secretario del Tesoro estadounidense se entrevistó además de con Dombrovskis, con el vicepresidentes de la CE para crecimiento y Empleo, Jyrki Katainen, y con los comisarios europeos de Economía, Pierre Moscovici, y de Servicios Financieros, Jonathan Hill.