Si un sector está preocupado por el posible ingreso de Venezuela al Mercosur es el agropecuario: temen que los bienes agrícolas que se producen en Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay ingresen al país a bajos precios y resten espacios de colocación a la producción nacional.

El temor no es en vano: las condiciones climáticas en el sur hacen que sus suelos alcancen mayor productividad, lo que les permite generar alimentos para competir agresivamente. Y aunque en Venezuela ha mejorado la producción y áreas de siembra en los últimos años, los agricultores se sienten en desventaja.

El presidente de Fedeagro, Pedro Rivas, resalta que el principal factor desfavorable son los costos de producción. "En los países miembros estos costos son muy bajos en comparación con los nuestros. Y sus niveles de productividad son muy altos, porque están en tierras muy fértiles que permiten altos rendimientos", dice Rivas. Comenta que anteriormente Venezuela producía 1.500 kilos por Has. de maíz. Ahora son 3.500 kilos. Hace falta más, pues sólo Argentina produce entre 12.000 y 13.000 kilos de maíz por Has., lo que a juicio del presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Cipriano Heredia deja en evidencia la productividad de los suelos sureños.

"El momento de floración y la maduración del grano necesita mayor cantidad de horas luz y ahí tienen más horas de luz que nosotros en el trópico", indica Heredia. El tema de la productividad se manifiesta en otros rubros, como la leche. El nivel de producción es mucho más alto en los países del Mercosur que en Venezuela. "Mientras que aquí se dan entre 4 a 5 litros por vaca, en Argentina, por ejemplo, anda por los 20 litros de leche", indica Heredia.

Rivas considera necesario que el Ejecutivo evalúe la fijación de medidas arancelarias que protejan la producción nacional y que incentiven la producción local. Heredia cree que se debe hacer una rigurosa inspección de los costos de producción.