Eleconomista.com.mx. El sector bancario mexicano se mantuvo fuerte y sólido en las finanzas durante el 2013, por lo que la mejora de los indicadores económicos para el 2014 podría elevar la perspectiva de “estable” a “positiva” para todo el sector a la mitad del año, aseguró la calificadora Fitch.

En conferencia telefónica, los especialistas de Fitch destacaron que con el crecimiento de 3,5% esperado del PIB en México y con menos presión de la cartera morosa de crédito, el sector bancario tiene mejores condiciones de operación que muchos de sus pares en América Latina.

“Las mejores perspectivas económicas y el control de la cartera llevarán a que los bancos mejoren el indicador de mora de los bancos mexicanos. A pesar del incremento de la mora en el 2013, el costo del crédito no ha variado en México”, aseguró Rene Medrano, analista del sector financiero de Fitch.

La calificadora destacó que se generó una desaceleración en el crecimiento de los préstamos en el 2013 en la mayoría de los países latinoamericanos; no obstante, un grupo pequeño de naciones (México, República Dominicana y Panamá) mantendrá una tendencia a la alza, por lo que los países latinoamericanos mostrarán tasas nominales de crecimiento de préstamos de aproximadamente 15% para el 2013 y el 2014.

La morosidad en los bancos de América Latina para el 2013 es en promedio 2,8%, mientras que los países con mayor crecimiento mostrarán niveles de morosidad más bajos que dicha media.

En opinión de Fitch, la baja penetración bancaria en la región mejora las proyecciones de crecimiento de préstamos en el mediano plazo.

En países como Brasil, donde el nivel de deuda familiar podría causar preocupación, un equilibrio entre los niveles de consumo e inversión podría generar tendencias más consistentes de crecimiento y calidad de activos.

“Uno de los principales retos es la diversificación de ingresos, ya que en algunos países los ingresos por comisiones son muy altos. La contribución de los ingresos por operaciones financieras en México se incrementa gracias a una diversificación de las operaciones”, puntualizó Medrano.

Finalmente, Alejandro García, director de análisis del sector financiero de la firma, consideró que el 2014 será un año de transición para México, en el cual no se verá un impacto inmediato por la reforma financiera y, como consecuencia, existirán pocos cambios en el sector bancario.

El especialista estimó que si la economía creciera por arriba de 3% en el 2014, el incremento del crédito total del sector bancario alcanzaría 10% real y 15% nominal para todo el año.

Lea además en Eleconomista.com.mx Mercado prevé crecimiento de 3,4% en el país