Lima. El sector de construcción de Perú se reactivó, superando los efectos negativos provocados por el escándalo de corrupción propiciado por la constructora brasileña Odebrecht, aseguró el ministro de Economía y Finanzas, David Tuesta.

De acuerdo con el ministro, el caso Odebrecht provocó la suspensión de diversas obras de infraestructura en todo el país y paralizó alrededor de 200.000 empleos.

"Había 200.000 empleos paralizados en todas las regiones, con más de 250 proyectos y 30.000 millones de soles (US$9,2 millones) en inversiones que estaban parados, lo cual representa más de 4 puntos del Producto Interno Bruto (PIB)", explicó.

Tuesta aseguró que con las medidas de reactivación adoptadas por el gobierno del presidente peruano Martín Vizcarra se busca que la economía del país reciba una inyección de 8 puntos en el PIB.

"Significa inversión pública y el espacio que se genera para que la inversión privada la cual estaba parada y la hemos movido en cuatro semanas", precisó.

Entre las medidas anunciadas por el ministro destaca un "shock" de inversión pública que generará un efecto multiplicador en diversos sectores productivos, que se estima en cerca de US$3.000 millones.

El escándalo Odebrech, que afectó a varios mega proyectos de infraestructura viales y energéticos en Perú, también tuvo efectos políticos, entre ellos que ex presidentes, ex ministros y funcionarios de diversos niveles sean procesados judicialmente acusados de recibir sobornos a cambio de obras.