Nueva York. El ritmo de expansión de la actividad manufacturera de Estados Unidos se desaceleró en abril por segundo mes consecutivo, pero fue más fuerte de lo esperado, según datos de este lunes, en una señal de que el sector sigue creciendo a nivel nacional aunque a un ritmo menor.

De acuerdo a otros informes, la inversión residencial privada ayudó a impulsar el gasto en construcción de marzo y el endeudamiento de las pequeñas empresas también aumentó, aunque más lentamente que en febrero, lo que sugeriría una mayor contratación de personal en el futuro.

El menor crecimiento del sector manufacturero, que ha estado a la cabeza de la recuperación del país, parecía corroborar las señales de que la economía ha perdido impulso en los últimos meses.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por su sigla en inglés) dijo que su índice de actividad fabril nacional cayó a 60,4 en abril desde 61,2 el mes anterior.

Reportes regionales previos habían registrado una desaceleración en el sector manufacturero el mes pasado.

El ISM nacional ha mostrado expansión desde agosto del 2009 y tocó su máximo nivel en febrero del 2011.

"Gran parte del crecimiento es conducido por las exportaciones y la debilidad del dólar", comentó Norbert Ore, presidente del comité encargado del sondeo manufacturero del ISM.

La cifra superó las previsiones de los economistas, que apostaban a una lectura de 60, lo que sugiere que el sector aún está firmemente en terreno expansivo.

"Con lo que está ocurriendo en el mundo en la actualidad, uno habría esperado que (las cifras de manufactura) cayeran", dijo Kurt Karl, economista jefe para Estados Unidos de Swiss Re.

"Hemos tenido (alzas en los) precios del petróleo, hemos tenido desastres en Japón, hemos tenido golpes a nivel doméstico de la producción y restricciones de oferta por las interrupciones en Japón y todavía estamos por encima en (el índice de) manufactura. De manera que es un informe muy bueno", agregó.

Precio al alza, gasto en construcción alentador. Datos de la semana pasada mostraron que la economía en general de Estados Unidos se desaceleró a una tasa anual del 1,8% en el primer trimestre desde el 3,1% en los últimos tres meses del 2010.

Según economistas, los consumidores están gastando menos dado que los mayores precios de los alimentos y la gasolina están reduciendo sus ingresos.

Los precios al productor en el sector manufacturero también estuvieron cerca de sus máximos de tres años, según el informe del ISM.

La semana pasada, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo que la mayor economía del mundo enfrenta nuevas turbulencias debido al alza en los precios del petróleo, pero sostuvo que un pronóstico de crecimiento del 3 al 4% era razonable.

Según otro reporte divulgado el lunes, el gasto en construcción creció a su ritmo más veloz en 11 meses en marzo, aunque la cifra de febrero fue revisada a la baja para exhibir una caída mayor a la informada originalmente.

También el lunes, PayNet Inc reportó que el endeudamiento de las pequeñas empresas de Estados Unidos aumentó en marzo, mientras que la tasa de morosidad en aquellas firmas bajó a su menor nivel en más de cuatro años.

"Los balances de las pequeñas empresas ahora están prístinos", dijo William Phelan, presidente y fundador de PayNet. "Hay mucho potencial (de crecimiento) allí, pero necesitamos ver que la demanda vuelva a encenderse", acotó.

El endeudamiento de las pequeñas empresas es considerado un presagio de la economía general, porque representa cerca del 80 por ciento de la nueva contratación de trabajadores.