Rio de Janeiro.- El sector de servicios en Brasil, responsable de cerca del 70% del Producto Interno Bruto (PIB), bajó un 3,8% en mayo pasado frente a abril, el peor resultado desde enero de 2011, informó hoy viernes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Según el reporte, el sector también registró una caída en mayo en la comparación anual, al retroceder un 3,8%, el peor resultado desde abril de 2017, donde la baja fue del 5,7%.

La caída de mayo es la mayor registrada este año e invalida el crecimiento del 2% obtenido en abril en comparación con el mismo mes del año pasado.

En el acumulado del año, el sector de servicios de Brasil presenta un descenso del 1,3% en comparación con los primeros cinco meses del año pasado.

Se trata del cuarto año seguido que el sector presenta un resultado negativo en el global anual hasta mayo, aunque el menor de todos.

En 2015, la baja de este indicador fue del 3,6%, del 5% en 2016 y del 2,8% en 2017, según el IBGE.

En abril pasado, el sector tuvo el primer resultado positivo del año en la comparación mensual (1,1%) y también en la comparación anual (2%).

En el acumulado de los últimos 12 meses hasta mayo, el sector de servicios brasileño presenta un descenso del 1,6%.

Las cinco actividades analizadas retrocedieron en mayo, destacándose transportes, servicios auxiliares y correos, con una disminución del 9,5%, el peor resultado desde enero de 2011.

El IBGE atribuyó el resultado negativo de mayo a la huelga de miles de camioneros realizada durante 11 días a finales de ese mes, en protesta por el aumento en el precio de los combustibles, que paralizó el país.

"Lo que más empujó esta caída fueron las actividades de transporte terrestre y de almacenaje, y los servicios auxiliares de los transportes", según el reporte.

"De hecho, la huelga de los camioneros interrumpe cualquier tipo de recuperación que podría estar sucediendo hasta abril y no sabemos todavía cuáles son los desdoblamientos que pueden ocurrir para el mes de junio y si el sector tendrá una respuesta rápida", agregó.

El resultado negativo en el acumulado del año del sector de servicios es uno de los factores que impide una mayor recuperación de la economía brasileña.

La economía de Brasil sufrió la peor recesión de su historia entre 2015 y 2016, pero se recuperó en 2017, con un crecimiento del 1%.

Para el presente año, la previsión inicial era de una expansión cercana al 3%, aunque el alto desempleo y la lenta recuperación de varios sectores han llevado a que las previsiones actuales estén cercanas al 1,5%, según el mercado financiero