Río de Janeiro. El sector brasileño de servicios, que responde a cerca del 70% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, creció un 1,2% en agosto pasado en comparación con julio, el mejor resultado para el octavo mes desde 2011, informó este martes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

De acuerdo con el reporte, el volumen del sector aumentó en agosto anterior un 1,6% con relación a igual mes del año pasado, el tercer resultado seguido en la comparación anual.

En el acumulado del año hasta agosto, los servicios registraron un descenso del 0,5% con relación a los primeros ocho meses de 2017, mientras que en los últimos 12 meses, la baja fue del 0,6%.

"Después de un largo período, el sector de servicios empieza a mostrar una serie de resultados positivos en función de la base de comparación deprimida que tenemos", explicó el gerente del IBGE, Rodrigo Lobo.

"Se necesitaron cuatro meses para que el sector de servicios superara el nivel acumulado de enero a abril. Estamos apenas un 0,6% por encima del nivel de antes de la huelga de camioneros (en mayo)" que paralizó el país, resaltó Lobo.

El directivo dejó claro que el resultado de agosto anterior no puede considerarse como el inicio de un despunte del sector en Brasil.

"Se necesitaron cuatro meses para que el sector de servicios superara el nivel acumulado de enero a abril. Estamos apenas un 0,6% por encima del nivel de antes de la huelga de camioneros (en mayo)" que paralizó el país, resaltó Lobo.

Con el resultado de agosto, el sector de servicios quedó un 11,5% por debajo del punto más alto registrado en su historia en noviembre de 2014.

En mayo anterior se alcanzó el menor nivel histórico, cuando quedó un 14,9% por debajo del récord.

El crecimiento de los servicios en agosto estuvo motivado por el sector de transportes, que aumentó un 3,2% en comparación con julio; servicios profesionales un 2,2% y el resto de servicios un 1%.

Por el contrario, los servicios prestados a las familias bajaron un 0,8%, mientras que los de información y comunicación lo hicieron en un 0,6%, según el reporte del IBGE.

En el acumulado del año, el 56,6% de los 166 tipos de servicios analizados por el IBGE registran un descenso en comparación con el mismo período del año pasado.

La inconsistencia del sector muestra las dificultades que tiene la economía brasileña para salir de la recesión sufrida entre 2015 y 2016, la peor de su historia.

La mayor economía de América Latina logró sin embargo expandirse un 1% en 2017, aunque el alto desempleo que llega a los 13 millones de personas frena el consumo interno y dificulta un mayor crecimiento.

El gobierno y el mercado financiero estimaron inicialmente que el PIB brasileño aumentaría cerca de un 3% en 2018, pero ahora las proyecciones son inferiores al 1,5%.