América Latina por primera vez redujo casi en su conjunto la pobreza, mejoró la distribución del ingreso, logró la recuperación económica y alcanzó niveles moderados de inflación. Todo ello en medio de una crisis financiera mundial, de la cual salió airosa.

Esta situación favorable aunada a los cambios que se registran en el mercado internacional ha hecho que la relación comercial de la región con Estados Unidos refleje algunas variantes.

Representantes de organismos internacionales destacan, por ejemplo, que hoy en día la nación norteamericana es más dependiente de América Latina de lo que era hace 20 años desde el punto de vista comercial.

Es por ello, que la administración del presidente Barack Obama quiera fortalecer las relaciones con países latinoamericanos al iniciar una gira que lo lleva por Brasil, Chile y El Salvador.

Para analizar el estado de las relaciones del país norteamericano con la región, el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (Sela) llevó a cabo el seminario "El impacto de la política y tendencias económicas de Estados Unidos sobre los países de América Latina y el Caribe".

En el evento se destacó que existe cierta paradoja en la medida en que esta relación está convirtiéndose en un factor de mayor peso en la economía norteamericana y, sin embargo, también está disminuyendo en importancia para Latinoamérica.

En un documento presentado en el seminario se indicó que esta tendencia contradictoria se deriva de las diferentes tasas de crecimiento entre las economías desarrolladas y en desarrollo.

"No obstante, el mercado estadounidense sigue siendo importante para la región: si la tasa de crecimiento de la economía de ese país se eleva a 4%, eso podría significar un impulso de 0,4% en la tasa de crecimiento para la región en su conjunto".

Sin embargo, explican que estos beneficios no se distribuyen uniformemente entre todos los países latinoamericanos. "Si bien hay cuatro países para los cuales las exportaciones a Estados Unidos son equivalentes a 20% o más de su Producto Interno Bruto (PIB), hay el doble de países para los que esta proporción es inferior a 2%".

Entre las economías que aún mantienen cierta dependencia de EE.UU. se encuentran Trinidad y Tobago, Nicaragua, Honduras y México.

Venezuela realizó exportaciones a la nación norteamericana por 41.072 millones de dólares el año pasado, lo que equivale a 14,3% del PIB.

Refrescar relaciones. El secretario permanente del Sela, José Rivera Banuet, indicó que la gira que realiza el presidente estadounidense por Brasil, Chile y El Salvador es una "señal" de querer buscar nuevas relaciones entre la región y Estados Unidos.

"Hay un nuevo interés por el reencuentro entre América Latina, el Caribe y Estados Unidos. La región crece, tiene un papel activo a nivel internacional y hace esfuerzos para tener una mayor integración. Todo esto crea un marco propicio para convertirse en un socio importante de Estados Unidos y no de subordinación; nos da un espacio para tener una asociación igualitaria", afirmó Rivera.

No obstante, destacó que la región debe trabajar en la conformación de una "agenda" para fortalecer esa nueva relación comercial con la nación norteamericana, la cual espera sea enviada lo más pronto posible a las más altas autoridades de la administración Obama.

Esta agenda versará sobre la necesidad de tratar asuntos pendientes en la política económica internacional de EEUU, que tienen implicaciones para los países de la región.

Entre ellos destaca: el embargo comercial sobre Cuba; la adopción de una nueva Ley Agrícola en Estados Unidos; la revitalización de la Ronda de Doha, la cual mantiene estancadas las negociaciones comerciales multilaterales; la firma de una nueva concesión de la Autoridad de Promoción Comercial antes de que se sometan a votación en el Congreso los nuevos Tratados de Libre Comercio pendientes con Colombia y Panamá.

El director de la División de Comercio Internacional e Integración de la Secretaría Ejecutiva de la Cepal, Osvaldo Rosales, reitera que actualmente existe una relación menos desequilibrada entre Latinoamérica y EE.UU.

"Si examinamos los últimos 20 años del comercio de Estados Unidos con el mundo, resulta que el comercio de este país con América Latina es el que más ha crecido. Excluyendo China, su socio más activo es Latinoamérica. Es decir, para Estados Unidos esta región es hoy más importante de lo que era hace 20 años y para América Latina es menos importante la nación norteamericana".

Rosales recordó que las exportaciones de mayor valor agregado de Latinoamérica son las que van dirigidas a la propia región y luego a EEUU, Europa y Asia, con China a la cabeza. "Por lo tanto, hay condiciones para que las discusiones sobre una nueva relación comercial sean de igual a igual".

Indicó que en 2010 las exportaciones regionales se recuperaron 27,1% luego del desplome de 23,9% en 2009. Las mayores alzas las registraron Costa Rica, Ecuador, Colombia y Bolivia.

"Al examinar las exportaciones, los países que más diversifican sus productos hacia Estados Unidos son México, República Dominicana, Costa Rica y Argentina, y los menos diversificados son Venezuela, Panamá, Ecuador, Colombia y el Caribe".