Brasilia. El Senado brasileño aprobó un incremento en los beneficios de seguridad social de 7,72% para este año y la eliminación, a partir de 2011, de los incentivos para que los trabajadores se jubilen anticipadamente.

Según las estimaciones del gobierno, las modificaciones podrían costar al gobierno más de 6.000 millones de reales (US$3.300 millones) al año.

El aumento de beneficios aprobado por el Senado fue superior al incremento propuesto por el Ejecutivo de 6,14%. El ajuste será retroactivo al 1 de enero.

Líderes de gobierno en el Senado indicaron que se espera que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva promulgue el beneficio, pero vete la propuesta revisión a la fórmula que estimula la jubilación anticipada de los trabajadores.

Se estima que esta última medida por sí sola cuesta al gobierno más de 5.000 millones de reales anuales (US$2.750 millones).

El sistema de seguridad social administrado por el gobierno registró un déficit en 2009 de 42.870 millones de reales (US$23.580 millones).

El déficit de seguridad social de Brasil es un importante elemento del déficit nominal del sector público, que concluyó marzo en 111.640 millones de reales (US$61.400 millones), o el equivalente a  3,46% del producto interno bruto.