Washington. El Senado de Estados Unidos votó el jueves a favor de un paquete de ayuda de US$26.000 millones para gobiernos locales y estatales, financiado en parte por un incremento impositivo de US$11.000 millones sobre corporaciones multinacionales estadounidenses.

En lo que sería una de las últimas votaciones del Senado antes de que los legisladores abandonen Washington para sus vacaciones de verano, los demócratas lograron anotarse una importante victoria para un segmento esencial entre sus constituyentes: sindicatos y trabajadores del sector público.

Pero al mismo tiempo imponen una alta carga tributaria a compañías estadounidenses con filiales en el extranjero que han logrado pagar menos impuestos corporativos sobre las ganancias derivadas de sus actividades en otros países.

El Senado votó 61-39, para aprobar la medida. Sólo dos republicanos se unieron a la totalidad de demócratas a favor de la legislación.