México. El pleno del Senado mexicano aprobó, en lo general y en lo particular, la Ley de Ingresos de la Federación 2013, luego de desechar las reservas promovidas por distintos partidos políticos, informaron fuentes oficiales.

Luego de que los diputados mexicanos aprobaran la víspera esta minuta con proyecto de decreto, los legisladores de la Cámara alta reconocieron la Ley de Ingresos que estima una bolsa de 3,9 billones de pesos (unos US$307.087 millones), es decir, 25.072 millones de pesos adicionales a la propuesta original del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Asimismo, se estimó un precio de la mezcla mexicana de exportación de US$86 por barril, monto superior a la propuesta del Ejecutivo que era de US$84,9.

También acordaron mantener la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) en 30% y posponer para 2014 y 2015 su disminución de 29% y 28%, respectivamente.

Luego de la aprobación, el presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, José Francisco Yunes, calificó la Ley de Ingresos como "responsable y prudente para mantener la estabilidad de las finanzas públicas".

En tanto, el senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI, oficialista), David Penchyna, comentó que "hoy México debe mandar señales de que se toman decisiones responsables para no perder la estabilidad económica y el establecimiento de bases para un mayor crecimiento económica y que se refleje en los bolsillos de los mexicanos".

Por su parte, el legislador del Partido Acción Nacional (PAN), Héctor Larios, dijo que su fracción partidista votaría a favor de la Ley de Ingresos pues reconoció que dicho proyecto "permite mantener la estabilidad macroeconómica alcanzada en los últimos años, lo cual es fundamental para el desarrollo del país".