Shanghái. Detrás del gigante del comercio electrónico Alibaba, que se prepara para lanzar este viernes en Nueva York la mayor salida a la bolsa de Wall Street, se encuentra la historia de una empresa visionaria que supo adaptar el incipiente comercio en línea a un mercado tan único como el chino.

Creado en 1998 por Ma Yun (conocido internacionalmente como Jack Ma) y otros 17 cofundadores, Alibaba.com fue primero un portal para poner en contacto y permitir las transacciones comerciales por internet entre pequeñas y medianas empresas (pymes), es decir, para el comercio entre negocios (B2B).

Poco más de un año después, la firma emprendedora ya había reunido financiación por parte de la entidad japonesa Softbank y la estadounidense Goldman Sachs, entre otras, y a los tres años de funcionamiento empezó a demostrar que su modelo era rentable.

A partir de ahí el negocio empezó a crecer y el germen de lo que luego se convertiría en el grupo Alibaba nació con una idea del extranjero adaptada al país: en mayo de 2003 nació el portal Taobao.com, para la compraventa de productos entre usuarios particulares (C2C), que revolucionó internet en China.

"Taobao apareció como un milagro en la historia de la Humanidad, porque el mayor mercado de la historia humana se construyó en un período de tiempo muy breve", afirma el profesor Wang Gao, experto en comercio electrónico, de la Escuela Internacional de Negocios China-Europa de Shanghái (CEIBS).

"Alibaba.com es un servicio entre empresas, lo que tiene menos relevancia para la gente común, pero Jack Ma construyó el mayor mercado de la historia de la humanidad porque ofreció un servicio gratuito tanto a los compradores como también a los vendedores", a diferencia de lo que hacía EBay hasta entonces, explicó a Efe Gao.

Mientras EBay cobra al vendedor por exponer y vender sus productos, Taobao arrasó en China con un modelo gratuito que sólo da ingresos indirectos: se paga por aparecer antes en el buscador del portal, o por tener una tienda virtual en la web, a la vez que Alibaba tiene un margen para operar con los fondos de los usuarios.

Eso es posible gracias a Alipay, la plataforma de pago seguro de Alibaba, que se independizó de Taobao en 2004: para pagar, los usuarios tienen cuentas con fondos en Alipay, como si fueran de un banco virtual.

Por cada operación de compra efectuada, Taobao garantiza la entrega del producto al comprador porque no materializa los pagos hasta siete días después del pedido, de manera que si el producto no llega, el cliente puede anular la operación tras ese período.

Ese tiempo supone también un margen para que Alibaba opere con esos fondos casi como una entidad financiera: durante ese "limbo" de siete días, los fondos comprometidos en compras de sus más de 500 millones de usuarios registrados suponen un dinero que la compañía puede manejar para financiar sus actividades.

Tras aliarse con Yahoo! y absorber China Yahoo! en 2005, y después de salir a bolsa en Hong Kong en 2007 como Alibaba.com (de donde se retiró en 2012, lo que le permite reaparecer esta semana en Wall Street ya como grupo), Alibaba dio en 2008 la siguiente vuelta de tuerca para el sector en China: Taobao Mall, hoy TMall.com.

Este portal de empresas a consumidores (B2C) marcó el modelo que ahora está devorando el mercado chino, y arrinconando al anterior C2C de Taobao, ya que en TMall son los grandes fabricantes los que venden directamente a los consumidores, que ya no temen, así, por la calidad de lo que compran (más barato, eso sí, que en las tiendas).

Cada vez más, Taobao queda para las rarezas que las grandes marcas no ofrecen en portales como TMall (o su competidor JD.com), por lo que "la cuota de mercado del C2C seguirá cayendo, y el B2C crecerá rápidamente", predice Gao.

Junto a eTao, un motor de búsqueda especializado en compras por internet, y el fondo de inversiones virtual Yuebao, estos son los pilares del imperio de internet de Alibaba.

El grupo aspira a entrar en banca electrónica, e hizo este año inversiones y alianzas en finanzas por internet (Zhaocaibao), redes de logística y distribución (SingPost, CSSL), software financiero (Hundsun), de defensa (Norinco) y de servicios para telefonía móvil (UCWeb), y en ocio (Youku, ChinaVision) y en redes sociales (Weibo).

Para sus potenciales inversores será "casi imposible comprender y apreciar la increíble escala y penetración de Alibaba en China con sólo leer un prospecto bursátil", dijo a Efe Zennon Kapron, director general de la firma de investigación financiera Kapronasia, especializada en el sector en línea, con sede en Shanghái.

"Aunque Alibaba tendrá competencia dentro y fuera de casa, el tamaño y la ambición actual de la compañía, junto con su profunda comprensión de la mentalidad del consumidor chino, hacen que sea todo un modelo para el comercio electrónico en China", concluyó.