El Banco Interamericano de Desarrollo congregará la próxima semana en Ciudad de México a más de 1.200 empresas del sector privado, entidades financieras e inversores de alto impacto para que conozcan la forma de proveer de manera rentable, bienes y servicios de calidad a personas de bajos recursos.

La intención es animar a que más empresas que operan en América Latina incrementen las posibilidades de hacer negocios en la base de la pirámide económica, un sector de potencial para convertirse en el motor de crecimiento e innovador de la región, explicó en entrevista a Xinhua, el gerente de Oportunidades para la Mayoría del BID, Luiz Ros.

"La idea central es ver al sector privado como un agente transformador de cambio y se interese en proveer productos y servicios de calidad a precios accesibles a la gran mayoría que viven en América Latina en la base de la pirámide, que son unos 400 millones de personas que gana menos de US$6 al día, pero un mercado gigante con gran potencial", aseveró Ros.

Este segmento, mencionó, compra unos US$66.000 millones al año y hoy por hoy no ha sido aprovechado. Este a su vez, añadió, ayudaría al desarrollo de la región.

La iniciativa Oportunidades para la Mayoría, creada en 2007, promueve y financia modelos de negocio sostenibles que involucran a compañías del sector privado, gobiernos locales y comunidades en el desarrollo y provisión de productos y bienes de calidad a la base de la pirámide (BDP) socio-económica en América Latina y el Caribe y del 29 de junio al 1 de julio próximos celebrará en Ciudad de México su III Foro BASE.

Para esta edición, que se desarrolla cada dos años, se darán a conocer los recientes hallazgos del BID sobre los sectores de la economía que muestran potencial de crecimiento a futuro y las repercusiones que esto tendrá para el sector privado.

El crecimiento de América Latina y el Caribe durante la década 2000-2010 impactó positivamente a las personas de la base de la pirámide. Como resultado, durante ese periodo, el ingreso que esta población destinó a gastos discrecionales aumentó un 33%, casi más de la mitad de lo que asignaron para compra de bienes y servicios básicos como educación, energía, o transporte.

De acuerdo con Ros, las personas de bajos ingresos de la región han empezado a adquirir bienes y servicios antes inaccesibles o de naturaleza aspiracional, dejando entrever qué sectores de la economía tienen mayor potencial de crecimiento en los próximos años.

En el caso particular de México, dijo, sectores como los de servicios financieros, alimentarios y tecnologías de la información y comunicaciones (TICS), podrían ofrecer importantes oportunidades de negocio comercialmente viables en la siguiente década a empresas e instituciones financieras en búsqueda de posicionarse en nuevos mercados.

"México es un país líder consumista e incluso existen empresas como Cemex, Bimbo, Sabritas, entre otras, que han mirado a la población de la base pirámide, de unos 53,3 millones de personas, y ha funcionado, pero se puede hacer más, es un mercado desde el punto de vista de compras", aseguró.

Comentó que en países como en Colombia, Brasil o Perú, las empresas son las más interesadas en este mercado y que, en los últimos años, dijo, también en Centroamérica, han aumentado, principalmente en sectores como la vivienda, educación y salud.

"Hemos visto que en México y otros países latinoamericanos que la gente está gastando más dinero en rubros como la tecnología, la parte telefonía, acceso internet, que sin duda, son sectores transformadoras, pero también en el rubro de la construcción y que ahora con los avances tecnológicos se pueden ofrecer productos más baratos y métodos más eficientes que pueden cambiar la vida de la gente", aseveró.

La Iniciativa Oportunidades para la Mayoría ha invertido más de USS160 millones en el desarrollo de modelos de negocios lucrativos al servicio de las necesidades de la base de la pirámide.

La iniciativa ha respaldado proyectos que van desde el apoyo a compañías para la provisión de bienes y servicios especialmente configurados para ese segmento, a proyectos que abren paso al ingreso de pequeños productores y comerciantes a la economía formal y a su participación en cadenas de valor más sostenibles y redituables.

Se prevé que para el 2015 más de 2,2 millones de personas de la región se habrán beneficiado de los 24 proyectos que está financiando la iniciativa, según Ros.

Algunos de los temas que se abordarán durante el III Foro BASE están el buscar soluciones en energía y transporte sustentable para la base de la pirámide, conectar pequeños productores con las cadenas de valor, compartir experiencia de los fondos de inversión de impacto en la base de la pirámide en América Latina, entre otros.

En esta ocasión, participarán empresas de Estados Unidos, Europa y la India.

Además se realizarán diversos paneles en la parte de mercadeo y de gastronomía social, éste último, donde participará un grupo de reconocidos Chefs de todo el mundo, quienes compartirán sus experiencias y resultados de cómo compran sus productos a pequeños productores y que forman parte de la base pirámide.