Sala de Inversión.com Siempre el precio de un activo es importante para quienes ingresan al mundo de las finanzas. lo anterior se forma en un mercado eficiente a través de las fusión de oferta y demanda que movilizan sus pedidos en función de la información que va llegando y que pueda afectarlo.

Sin embargo, la mayoría puede ser transada fuera del sistema convencional (sin registrarla en una fuente de datos pública y transparente”, a la que se la conoce como Dark Pool.

Se trata de un foro privado para la negociación de títulos que no es abiertamente disponible para el público. De ahí su connotación de “oscura”, o de “liquidez oscura”. La mayor respuesta o sensibilidad de la cotización a las presiones diarias ha hecho más difícil mover grandes bloques de acciones sin afectarla, a lo que se suma que los costos de operación son más bajos.

La fragmentación de los sistemas financieros y de trading electrónico ha permitido también que los Dark Pools crecieran. Según Tabb Group, estas cuentas sumaban el 32% del total de operaciones en 2012 frente al 26% de 2008 y han ido acaparando una parte cada vez más sustancial de las transacciones con acciones.

La mayor parte de las negociaciones son realizadas a través de redes cruzadas o entre participantes, en especial por grandes instituciones financieras que se ofrecen fuera de las Bolsas tradicionales, lo que implica que se mantienen confidenciales y fuera de la injerencia del público general, como ocurre con los “over-the-counter”.

Una de sus principales ventajas es para la compra o venta de grandes bloques de acciones sin “mostrar sus cartas” a los demás, evitando las repercusiones que pueda provocar ya que no se conoce ni su volumen ni la identidad de quién la hizo hasta tanto no se haya ejecutado totalmente.

El problema es que este tipo de operatoria atenta contra la transparencia de los mercados, ya que algunos participantes están en desventaja ya que no pueden ver las transacciones antes de ser ejecutadas y los valores acordados.

Existen tres tipos de Dark Pools. El primero es una compañía independiente creada para ofrecer a cualquier inversor un aspecto diferencial único para el trading: anonimato y sin marcar precio, sin registrarlo.

El segundo es propiedad de un bróker en donde sus clientes interactúan entre sí en condiciones de anonimato. Se “internaliza la orden”, aunque puede hacerse también entre un grupo de agentes con afinidad.

Finalmente, algunas Bolsas públicas están creando los suyos para permitir a sus clientes estos mismos beneficios, al tiempo que ofrecen una "infraestructura" de intercambio paralela, pero que al final del día tiene cierto grado de registro.

En los EE.UU., existen unos 45 Dark Pools y unas 200 redes de internalización que compiten con 13 mercados tradicionales, entre los que se encuentran KCG Holdings, Citadel, UBS, Citigroup (C.N), Credit Suisse y Morgan Stanley.

Dependiendo de la forma precisa en que operen e interactúen con otros espacios de trading pueden ser considerados como “Grey Pools” (Pool Grises). Estos sistemas y estrategias suelen tratar de obtener liquidez de los centros de negociación tanto abiertos como cerrados y son útiles para las estrategias computarizadas (como los High Frequency Systems) y cuantitativos (a través de diversos algoritmos).

Algunos mercados permiten que su liquidez pueda ser mostrada dentro del libro de órdenes limitadas junto a la pública, generalmente a través de unas llamadas “icebergs”, que suelen especificar una cantidad visible adicional menor que la que realmente fue ejecutada.

La oculta está en la cola junto con el resto de las que tienen a ese mismo precio, pero sólo el volumen indicado como visible le da profundidad a esa Bolsa. Cuando llega a la parte delantera, sólo la magnitud mostrada y visible se completa y el resto se pone automáticamente en la parte posterior y debe esperar a su próxima oportunidad para ser completada, por lo que se realiza con menos rapidez que el equivalente a una totalmente pública y suelen tener un mayor costo explícito.

Por eso, estas órdenes no son oscuras sino su liquidez. En su operatoria, son muy similares a los mercados estándares con distintos tipo de transacciones, reglas de precios y priorización. Las que quieren registrarlas en sistemas de información pública y si son obligadas a hacerlo, lo hacen con el mayor delay o retraso posible, para reducir el impacto del negocio que deben llevar a cabo.

Más allá de todo esto, existen muchos beneficios para algunos inversores institucionales en volcarse a las Dark Pools para evitar mostrar su accionar a terceros ya que ni el precio, ni la identidad de quien colocó la orden se conocerán públicamente.