El directorio ejecutivo del Banco Mundial, aprobó este jueves un préstamo de US$300 millones “para apoyar los esfuerzos de Panamá” en fortalecer la transparencia tributaria internacional, la integridad financiera y la gestión fiscal.

Agregaron que el préstamo buscará mejorar, entre otros servicios, los programas sociales para que el 60% de la población en pobreza extrema se beneficie con al menos un programa de asistencia.

El “Préstamo Programático para Políticas de Desarrollo para la Prosperidad Compartida” apoya al gobierno de Panamá en las áreas de transparencia, descentralización, automatización de los procesos internos de gestión financiera pública y pago de la deuda” dijo la multilaeral en un comunicado.

Añade que para mejorar el intercambio de información tributaria internacional, Panamá se compromete, con esta operación, a adoptar los estándares globalmente aceptados para el intercambio de información financiera con otros países (The Common Reporting Standard for Automatic Exchange of Financial Account Information in Tax Matters - CRS). Esto garantiza que la propiedad y la identidad de la información, así como los registros de contabilidad fiables estén disponibles para todas las entidades competentes.

En el área social, la prioridad es el fortalecimiento de la eficiencia y la transparencia de los programas. Se espera mejorar la cobertura y la focalización en el pago de las asistencias sociales.