Perú colocó este martes un bono soberano por US$1.250 millones para prefinanciar el presupuesto público "austero" del próximo año, en medio de una fuerte demanda y en momentos en que el Gobierno busca reactivar la frágil economía del país minero.

La colocación de la deuda, con un plazo de vencimiento de 12 años, recibió una demanda total de aproximadamente US$5.400 millones, poco más de cuatro veces el monto ofertado, dijo un comunicado del ministerio de Economía y Finanzas.

Los coordinadores globales de la emisión del bono, con un cupón de 4,125% y que se vendió a un precio de 99,766, fueron Citigroup y JP Morgan, según IFR, un servicio de información financiera de Thomson Reuters.

El rendimiento del bono global fue de un 4,15%.

Perú dijo que el bono se convierte la referencia líquida para el tramo medio de la curva de rendimientos de su deuda.

"Perú es un riesgo que se diferencia de otros países, la coyuntura externa no es de las mejores a raíz de esta volatilidad que ha generado la innovación en la política cambiaria China, pero digamos teníamos lectura de que podríamos hacer una oferta interesante sobre una emisión de Perú", afirmó a Reuters el ministro de Economía, Alonso Segura, al comentar la operación.

A la pregunta de si el Gobierno planea otra emisión de bonos en los próximos meses, Segura no lo descarto.

"No puedo decir que vamos o no hacer operaciones en el futuro, hay muchas variables que interactúan en eso, pero lo que si puedo decir es que estamos implementando una estrategia (...) es la tercera operación que hacemos en menos de un año", afirmó.

La economía se recupera. Segura dijo que bonos servirán para financiar parte del presupuesto público del 2016, el cual será "austero" y se elaborará tomando en cuenta el contexto externo y también interno.

"Tenemos una economía que viene en aceleración en un contexto externo e internos complejos", refirió. "Y esperamos que en los siguientes dos trimestre del año este crecimiento continúe acelerándose", agregó e ministro.

La venta de bonos peruanos, la primera de América Latina y el Caribe desde una colocación que realizó Jamaica en julio, se produjo en momentos en que los inversionistas se muestran cautos frente a la deuda de países emergentes.

Agentes consideran que Perú busca conseguir fondos antes de un alza de las tasas de interés en Estados Unidos, que la Reserva Federal podría decidir el 17 de septiembre.

"El éxito de la operación, es aún más notorio si se toma en cuenta que se realizó en un día en el que la bolsa de valores China disminuyó en 6,2%, su sexta peor caída diaria, mientras que el precio del cobre continuó su tendencia a la baja de las últimas semanas", dijo el ministerio peruano.

Esta es la segunda venta de bonos de Perú en el año. En marzo, el país colocó reaperturas de su bono global 2050 por US$545 millones y del bono con vencimiento en el 2031 por 2.250 millones de soles.

Perú, que tiene una calificación de grado de inversión, es el tercer productor mundial de cobre y el séptimo de oro y tiene a la minería como uno de los motores de su economía.