El próximo año la deuda pública alcanzará US$ 6.700 millones, lo que representa 24% del PIB, según adelantó ayer el ministro de Hacienda, Santiago Peña, a la Comisión Bicameral de Presupuesto del Congreso durante la presentación del proyecto de Presupuesto General 2017.

La Comisión Bicameral inició ayer el estudio del proyecto de presupuesto 2017 que el Poder Ejecutivo, a través de Hacienda, presentó a consideración del Congreso a finales del mes de agosto pasado, por un total de 69,1 billones (US$12.574 millones).

El ministro Peña, que participó de esta primera reunión, se encargó de realizar ante los parlamentarios un resumen de la situación económica del país y brindar los detalles acerca de los programas que se pretenden impulsar el próximo año mediante el presupuesto.

En ese contexto, habló de un crecimiento económico que podría llegar a 4% en este ejercicio, teniendo en cuenta los últimos datos manejados, y a 3,8% para el año venidero.

Dijo también que para 2017 se mantendrá la inversión pública y se asegura la ampliación de los programa sociales, como el de adultos mayores, transferencias condicionadas, construcción de viviendas y otros.

Los legisladores, principalmente los de la oposición, manifestaron su preocupación por el elevado endeudamiento que registra el país, principalmente por la vía de la emisión de bonos, así como por la baja ejecución de los proyectos que se financian con los recursos que provienen de bonos y préstamos.

Peña, sin embargo, argumentó que la deuda del país –junto con la de Chile– se sitúa en los niveles más bajos de la región y que en cuanto al ritmo de endeudamiento, está entre los tres más bajos con Perú y Uruguay.

La deuda pública total al mes de julio último asciende a US$ 6.114,2 millones, lo que representa un aumento de 46,4% con respecto al cierre del 2013, año en que Horacio Cartes asumió el gobierno, y equivale a 22,5% del PIB.

Los legisladores le consultaron a cuánto llegaría la deuda en el siguiente ejercicio, a lo que Peña respondió –con apoyo de la viceministra de Economía, Lea Giménez– que subiría a US$ 6.700 millones, lo que significa 24% del PIB.

Haciendo la comparación, la deuda crecerá casi 10% entre julio de este año y el cierre del siguiente ejercicio, teniendo en cuenta que hay proyectos de préstamos que serán acordados con los organismos financieros y se prevé la emisión de bonos del tesoro por US$ 600 millones. De estos bonos, sin embargo, más de la mitad será para “bicicletear” las deudas vencidas.

La deuda actual, solo en bonos, suma US$2.380 millones, de los cuales queda aún un remanente de US$310,4 millones depositados en el Banco Central del Paraguay (BCP) sin utilizar, de ahí la preocupación por la baja ejecución señalada por los parlamentarios y compartida por el ministro de Hacienda.

Gravar las letras y bonos. El ministro de Hacienda, Santiago Peña, dijo ayer que está de acuerdo con gravar con el impuesto al valor agregado (IVA) las letras de regulación monetaria (LRM) y los bonos emitidos, así como también en unificar las tasas del IVA al 10% para que todos paguen por igual y reducir la evasión que se genera porque existen tasas diferenciadas. En ese contexto, señaló igualmente que se debe llevar adelante una nueva reforma impositiva, pero dejó en claro que este gobierno no tiene en sus planes realizarlo y que debería ser debatido para que el próximo lo lleve a cabo. Establecer un impuesto para las LRM y los bonos fue una propuesta efectuada ayer por el senador Juan Darío Monges (ANR).