Moody’s estima que los ingresos del gobierno mexicano caerán a 18,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2016, desde 19,3% de 2015, debido al impacto en las finanzas públicas por el shock de los precios petroleros, a pesar de que se dispone de las coberturas petroleras.

Sin embargo, confía en que logrará bajar el déficit a 2,5% al cierre del año, desde 2,8% en 2015, por las medidas implementadas por el gobierno para contener el gasto.

En su análisis Evolution of Fiscal Space and Implications for Policy Response añade que, a pesar de que México se encuentra en una lista de ocho naciones latinoamericanos que sufrirán un material impacto en sus ingresos fiscales y por derechos, debido al shock de los precios de las materias primas durante 2015 y 2016, el país gozará de un espacio fiscal entre alto y moderado, afirma Moody’s.

Las naciones que junto con México sufrirán un impacto en sus ingresos fiscales por la caída de los precios del petróleo son Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Surinam y Venezuela.

Esos países tienen un espacio fiscal de alto a moderado en 2016 y 2017, con excepción de Surinam y Venezuela.

Ingresos. Moody’s precisa que en el caso de México, los ingresos fiscales derivados del petróleo disminuyeron notablemente en 2014 y 2015. Los ingresos relacionados con el petróleo promediaron el 32% de los ingresos del gobierno en 2011-13, antes de disminuir a 24% en 2014 y 12% en 2015.

La disminución de la dependencia del petróleo no es sólo una función de precios más bajos del energético; desde la puesta en marcha de la reforma tributaria al inicio de la actual administración llevó a un incremento de 2,6% del PIB en los ingresos fiscales en 2015, los cuales compensaron una baja de 2,2% del PIB en los ingresos relacionados con el petróleo.

Para 2016, y a pesar de la presencia de una cobertura del precio del petróleo, se espera que los ingresos del gobierno disminuirán a 18,5% del PIB desde 19,3% en 2015.

“Sin embargo, con la aplicación de las medidas de contención del gasto por parte de las autoridades, proyectamos que el déficit público se reducirá a 2,5% del PIB en 2016 desde 2,8% el año pasado”, enfatiza.

La calificadora subraya que los gobiernos en América Latina tendrán menor flexibilidad para impulsar el crecimiento económico mediante medidas fiscales en 2016, ya que la expansión continúa deprimida y los commodities se mantienen bajos.

“En general, Moody’s espera que la mayoría de los gobiernos en América Latina tengan de moderado a poco espacio fiscal en 2016”, advierte.

Política fiscal. “Este espacio fiscal más reducido limitará la capacidad de los gobiernos para manejar los choques adversos mediante políticas fiscales para contrarrestar el lento crecimiento económico.

“Esto es particularmente evidente para las grandes economías como Argentina y Brasil, que actualmente experimentan una recesión”, refiere.