La firma del acuerdo del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), que tuvo lugar este lunes, marca un importante hito para la institución multilateral encabezada por China, y el banco impulsará sustancialmente el desarrollo en Asia y más allá, dijeron funcionarios y expertos de diferentes partes del mundo.

El banco llenará un vacío en infraestructura nueva en Asia, comentó el ministro de Finanzas de Nueva Zelanda, Bill English, cuando asistió a la ceremonia de firma en Beijing.

"Nueva Zelanda participó activamente en las primeras etapas de las negociaciones. Nuestro objetivo es impulsar una institución multilateral bien manejada, transparente y de bases amplias. Los 50 países que firmaron hoy heredan el resultado final", dijo English en un comunicado emitido por su oficina.

Junto con sus homólogos de Suiza y la República de Corea, English fue uno de los tres ministros invitados a pronunciar discursos ante los ministros de Finanzas junto con el presidente de China, Xi Jinping, en la ceremonia de firma.

El ministro de Economía de Suiza, Johann Schneider-Ammann, quien asistió a la ceremonia, dijo que el BAII es un complemento necesario para otros bancos de desarrollo multilaterales, y agregó que le alegra que el objetivo declarado del BAII sea el de un actor responsable.

De acuerdo con una declaración reciente del Tesorero de Australia, Joe Hockey, y de la ministra de Relaciones Exteriores, Julie Bishop, calculan que hay una necesidad de financiamiento de infraestructura de alrededor de ocho billones de dólares en la región de Asia en la década actual. "El BAII será parte de la solución para reducir esa diferencia", dijeron.

El banco promovido por China podría iniciar operaciones antes de que termine este año.

El BAII tiene el potencial para ayudar a los bancos de desarrollo multilaterales existentes a mejorar su gobernanza y estándares de operación, dijo Yukon Huang, ex director del Programa de China del Banco Mundial y asociado senior del Programa Carnegie Endowment para Asia.

A indicar que el mayor problema que enfrentan las organizaciones como el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo es la complejidad de los procedimientos para aprobar fondos para un proyecto, Huang aconsejó al BAII modernizar los procedimientos si es necesario para mejorar la eficiencia.

El sistema financiero global está llegando a un punto crítico donde deben llevarse a cabo reformas, y el establecimiento de nuevas organizaciones como el BAII dan al mundo una esperanza, comentó el ex primer ministro de Francia Dominique de Villepin.