El indicador de confianza del consumidor se ubicó en 33.9 puntos en marzo, cifra que implica un incremento de 1.5 unidades respecto al mes previo, informaron el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México.

El resultado representó el segundo mes consecutivo con ascensos de la confianza de los hogares, impulsada por el avance de sus cinco componentes, en el que destacaron los ascensos mensuales de las expectativas sobre la situación económica futura tanto de los hogares como del país, de 3 y 2,5 puntos, respectivamente.

Mientras, los componentes de expectativas sobre la situación económica actual registraron un avance de 0,7 puntos para el caso de los hogares, y de 0,6 puntos para el caso del país, mientras que la posibilidad de compra de bienes durables sólo avanzó 0,1 puntos.

Pese a esta recuperación de los últimos dos meses, el nivel de la confianza del consumidor aún no logra revertir el fuerte desplome que tuvo en el inicio de año, y en marzo se ubicó 3 puntos por debajo del nivel que registró en el mismo mes de 2016.

Factores. Joan Enric Domene, analista del Banco Invex, afirmó en un reporte de análisis que “la estabilización de los precios de gasolinas y una postura menos agresiva desde el gobierno estadunidense hacia México han favorecido una ligera recuperación de la confianza”.

Sin embargo, advirtió aún persiste un alto grado de incertidumbre en la economía mexicana, “que lastra la confianza en niveles inferiores a los observados el año pasado”.

Por lo anterior, consideró que “es probable que la confianza se mantenga cercana a los niveles actuales mientras que la inflación siga al alza y exista el temor de que la relación con Estados Unidos se deteriore”.

Por su parte Luis Jaramillo-Mosqueira, especialista de Scotiabank, comentó que en la evaluación de coyuntura, algunos de los factores que podrían estar propiciando la recuperación en el ánimo de los consumidores “son lo suave de las variaciones en el precio de los combustibles posteriores al ampliamente rechazado gasolinazo de enero, y un mayor grado de tranquilidad en el mercado cambiario que ha permitido ganancias del peso frente al dólar”.

Para el experto, lo anterior ha estado devolviendo a la población ciertos niveles de optimismo sobre el comportamiento de los precios en los siguientes 12 meses, y con ello ampliando las posibilidades económicas para salir de vacaciones o realizar compras de bienes de consumo duradero, de acuerdo con el reporte de la confianza del consumidor que elaboran de forma conjunta el INEGI y el Banco de México.