El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens afirmó que no se ha dejado solo al peso, al explicar que la moneda está en un régimen de flotación, aunque no se niega la posibilidad de una intervención cambiaria, la cual sería única y exclusivamente en condiciones excepcionales.

Es que no es que lo hayamos dejado solo, estamos en un régimen de flotación libre y eso implica que el mercado haga la determinación del tipo de cambio, nosotros junto con la Secretaría de Hacienda, apuntamos que el valor de la divisa se va a anclar con fundamentos económicos sanos”.

Descartó que se esté observando algún ataque especulativo en contra del peso.

Cuestionado sobre si existe alguna presión de los bancos privados para que el instituto central eleve las tasas de interés, debido a que 10 de 23 instituciones anticipan un alza en la tasa de referencia de Banxico, de 25 puntos base, incluso en una reunión extraordinaria de la institución, Carstens lo rechazó, al respoder que “oímos también las opiniones de los bancos, son muy respetables para nosotros, pero sin duda trataremos de tomar las decisiones de la manera más objetiva posible, observando los fenómenos que se nos estén presentando y también con una altísima esperanza de que esto se haga dentro del calendario normal de decisiones de la política monetaria”.

Sobre el crecimiento del PIB dijo que si bien la cifra del primer trimestre fue mejor a la esperada, no fue lo suficientemente buena para ajustar al alza su proyección de crecimiento del PIB, por lo que se continúa previendo que el PIB de México crezca entre 2% y 3% en 2016. Para 2017, debido al entorno internacional adverso, se revisa la proyección del PIB a la baja a un rango entre 2,3% y 3,3%.

Reiteró que es importante seguir apuntalando las fuentes de crecimiento interno y reforzar la seguridad jurídica y dotar de mayor certeza en la economía ya que estos factores inciden en diferentes decisiones de inversión.

Inflación. Sobre la inflación, reconoció que se ha visto un bajo traspaso a precios de las fluctuaciones cambiarias, pero que no se han contaminado los precios de los servicios.

Dijo que se espera que la inflación se mantenga en los siguientes meses en niveles por debajo de 3%, si bien en los últimos meses del año se anticipa que supere transitoriamente dicha cifra.

Carstens expuso que la mejor manera que México puede enfrentar el entorno externo adverso, el cual ha significado un lastre para el crecimiento y peligros para la inflación, es preservando la estabilidad macroeconómica.

Reiteró que es importante seguir apuntalando las fuentes de crecimiento interno y reforzar la seguridad jurídica y dotar de mayor certeza en la economía ya que estos factores inciden en diferentes decisiones de inversión.

Petróleo supera US$40. La mezcla mexicana de exportación aumentó 80 centavos y se cotizó en US$40,42 por barril, en comparación con la jornada pasada, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

En tanto, Banco Base expuso que las ganancias en el precio de los hidrocarburos se dieron luego de la publicación del reporte de la Administración de Información Energética de EU, el cual favorece la perspectiva de un reequilibrio en los fundamentales de oferta y demanda.

Así, la mezcla mexicana de exportación se ubicó en su mejor nivel desde el 12 de octubre de 2015.

En tanto, el precio del petróleo intermedio de Texas subió 1,93% a US$49,56 el barril, en niveles de octubre de 2015.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del petróleo WTI para entrega en julio, los de más próximo vencimiento, subieron 94 centavos de dólar.