El gobierno ecuatoriano destacó este jueves las "implicaciones positivas" para el sector productivo del país de la decisión del Congreso de Estados Unidos de aprobar la renovación del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) hasta el 31 de diciembre de 2017, lo que beneficiará a más 120 países, incluido Ecuador, cuyos productos ganarán competitividad en ese mercado.

"Es una gran noticia ya que Estados Unidos es nuestro principal socio comercial”, señaló la ministra coordinadora de la Producción, Nathalie Cely, a través de un comunicado.

"Este proyecto aprobado por la Cámara de Representantes y el Senado estadounidense tiene implicaciones positivas para el sector productivo ecuatoriano, una vez que este sea ya oficializado. Con esto se garantizaría la competitividad arancelaria para nuestro productores, donde se contemplan alrededor de 3.000 productos a nivel mundial", indicó.

Cely precisó que en el caso de Ecuador se verán beneficiados de las preferencias arancelarias productos como flores de verano, mangos, piñas, pulpas de frutas, elaborados de madera, entre otros.

El SGP concede arancel cero o aranceles reducidos a los países beneficiarios. Los países menos desarrollados, generalmente reciben tratamiento preferencial para ciertos productos y reducciones arancelarias significativas. Entre las naciones amparadas en el SGP están, además de Ecuador, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela, entre otros.

Las preferencias arancelarias están destinadas a aproximadamente 3.500 productos de 127 países en desarrollo y 1.500 productos adicionales de 44 países menos desarrollados, según información del Sistema de Información de Comercio Exterior de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Tras el paso de la ley de preferencias por la Cámara de Representantes, el Senado aprobó el jueves el SGP y ahora la legislación deberá ser sancionada por el presidente Barack Obama.

Entre los aspectos que contiene la renovación del SGP están que su vigencia será hasta el 31 de diciembre de 2017; se aplicará con efecto retroactivo, con lo que habrá un plazo de 180 días para que los importadores reclamen a las aduanas estadounidenses los aranceles pagados a partir de la expiración de la ley anterior (desde el 1 de agosto de 2013), según detalló el Ministerio ecuatoriano de la Producción.

Además, se autoriza a la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) a incluir en el SGP "un número limitado de productos considerados de viaje, tales como algunos modelos de cartera, portafolios, o mochilas que antes estaban excluidos del programa", según destaca la cartera de Estado ecuatoriana.