Las medidas planteadas por el gobierno atenuarán los efectos del caso Odebrecht y el Niño Costero, por lo cual la economía peruana crecerá 3,55% este año, señaló la analista principal de Standard & Poor's, Livia Honsel.

En entrevista con el Diario Oficial El Peruano,  Honsel consideró que el Perú seguirá siendo atractivo para la inversión extranjera en infraestructura y otros sectores.

-¿Cuáles son las proyecciones que tiene Standard & Poor's sobre el crecimiento de la economía peruana este año?

-Nosotros revisamos la proyección del país normalmente una vez al año, a menos que haya razones por las cuales amerite hacer la revisión antes. En la última revisión que hicimos en agosto de 2016 esperábamos un crecimiento de 4% en el 2017, pero ahora en nuestra publicación trimestral que debe salir en breve revisamos la perspectiva de crecimiento de Perú a 3,5% este año.

-¿Qué factores influenciaron en esta revisión?

-Creo que esta revisión se debe a lo que estamos viendo, el impacto del fenómeno natural El Niño Costero, el cual no se esperaba con esta intensidad, y también el impacto de los escándalos de Odebrecht, afectando la inversión en infraestructura, tanto público como privado.

-¿Qué proyecciones tienen para el PBI en el mediano plazo?

-Según el reporte que va salir de Standard & Poor's, el crecimiento de la economía peruana sería de 3,8% en el mediano plazo, es decir, del 2018 al 2020 el promedio es 3.8%.

-¿Entonces se estaría dando una reactivación de la actividad productiva en el mediano plazo?

-Cuando revisamos la calificación del Perú esperábamos una reactivación del crecimiento, sobre todo originada por el boom minero, que después de unos años complicados estábamos viendo su reactivación, y también por el programa de impulso a la infraestructura que traía el nuevo Gobierno, lo cual busca incentivar a la inversión privada. En la actualidad, observamos que se mantiene el impulso por parte del sector primario, como se observa en los datos económicos de enero y febrero, pero en marzo si deberíamos ver un impacto a la actividad económica por El Niño Costero y los escándalos de Odebrecht, el cual se puede considerar también un shock externo.

-¿Cómo observa el entorno internacional, que podría contribuir mucho a un mayor crecimiento?

-Los precios de los commodities se están recuperando y el efecto de una nueva administración en Estados Unidos le afecta menos a Perú que a otros países de la región. Creo que no hay otro shock externo en el corto plazo para Perú.

-¿Cuánto sería el efecto de la reconstrucción en el sector construcción y la economía en general?

-Creo que con los estímulos que está aprobando el Gobierno, en efecto podría compensar el retraso que vimos en otras obras por Odebrecht. Sin embargo, la problemática de Perú siempre es la implementación rápida de este gasto de infraestructura, sobre todo a nivel regional, y como es una etapa de reconstrucción, imagino que el Congreso aprobaría las medidas rápidamente porque se trata de una emergencia nacional. Pero si es positivo el gasto de reconstrucción, sobre todo porque se aplicará medidas de corto y mediano plazos.

-¿Habrá inversionistas extranjeros que vean la reconstrucción como una oportunidad?

-Creo que sí. Perú es uno de los países más estables en la región, que ha mostrado en la parte fiscal mucha prudencia, con déficit controlados, con bajo nivel de deuda, tiene una inflación contenida dentro del rango meta del Banco Central de Reserva (entre 1% y 3%), ha tenido un crecimiento, que a pesar de ser más bajo que en años anteriores, sigue siendo de los más altos en la región de América Latina y eso lo valoran los inversionistas. Entonces Perú seguirá siendo atractivo para la inversión extranjera en infraestructura y otros sectores.

-Seguimos siendo una economía con buen desempeño en América Latina…

-Perú, comparado con Brasil, México y otras grandes economías de Latinoamérica, ha estado creciendo arriba y lo seguirá haciendo, porque vemos que las exportaciones se están reactivando, tiene una economía que se ha beneficiado durante muchos años del crecimiento del sector minero y también por parte de las autoridades que hubo un buen manejo de la política fiscal y monetaria, que es reconocida a nivel internacional, y se cuenta con un grado de inversión (BBB+).