El banco central de China recortó este martes sus tasas de interés y simultáneamente relajó el encaje bancario por segunda vez en dos meses, en un intento por respaldar a su debilitada economía y contener el desplome de su mercado de acciones, que ha tenido un impacto sobre las bolsas en todo el mundo.

El Banco Popular de China dijo en su página web que recortará su tasa referencial de préstamos bancarios a un año en 25 puntos base a 4,6% una medida que entrará en vigencia el 26 de agosto.

El organismo también redujo su tasa clave de depósitos bancarios a un año en 25 puntos base, indicó.

Al mismo tiempo, el banco central chino dijo que recortará su encaje bancario en 50 puntos base a 18% para la mayoría de los grandes bancos. El cambio estará vigente a partir del 6 de septiembre.

La decisión se produce después de que los principales índices bursátiles chinos perdieron más de 7% y cayeron a sus menores niveles desde diciembre, luego de un desplome del 8% ocurrido el viernes en el mercado.

El banco central sorprendió a los mercados globales el 11 de agosto al devaluar el yuan en casi un 2%.

El organismo dijo que se trataba de una reforma para liberalizar a su mercado de divisas, pero muchos analistas consideraron que es el inicio de un periodo de depreciación de la moneda china para alentar las exportaciones de la segunda mayor economía del mundo.