Mientras Europa y el mundo se centran en la posibilidad de que Grecia abandone el Euro, Reino Unido se encamina a una referéndum para saber si sale de la Unión Europea o no.

De producirse este hecho, las consecuencia serían mayores, aunque el Reino Unido no forme parte del Euro. Su salida disminuiría en US$1.200 el PIB per cápita de los británicos, casi US$100 el de los irlandeses, US$400 el de los belgas pero solo US$193 el de los alemanes. Además la City de Londres, hoy la capital financiera del mundo, vería muy debilitada su posición. Ninguna de las partes ganaría con una ruptura de este tipo.

En este sentido, los ciudadanos británicos dudan de si conviene estar en la Unión Europea en estas condiciones. Están sufriendo algunos efectos negativos de la fuerte inmigración causada por mal funcionamiento de la Eurozona, tienen un riesgo regulatorio significativo porque se está reinterpretando los tratados que han firmado y no ven claro cuál es su papel en la nueva Europa.

David Cameron, su primer ministro ha lanzado un órdago a la unión prometiendo un referéndum.

COM 15.06.15 FFERNANDEZ Brexit-o-la-salida-del-Reino-Unido-de-la-Union-Europea from IE Media on Vimeo.