China ofrece "un ancla de estabilidad y crecimiento" en un mundo incierto con su apoyo a las reformas, la apertura y el libre comercio, escribió el primer ministro chino, Li Keqiang, en un artículo publicado el jueves en Bloomberg Businessweek.

China está abriendo nuevos sectores de su economía a la inversión y mejorando el acceso a muchos otros, al mismo tiempo que garantiza que todas las empresas en China sean tratadas con igualdad, escribió Li.

Los renovados llamados de Pekín para la apertura y la defensa de la globalización contrastan fuertemente con la visión de "Estados Unidos, primero" de Donald Trump.

Durante su primera semana en el cargo, el nuevo presidente de Estados Unidos retiró a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica y ordenó la construcción de un muro de 3.200 kilómetros a lo largo de su frontera con México.

Durante su campaña electoral, Trump también amenazó con aplicar onerosos aranceles a las exportaciones chinas y acusó al gigante asiático de manipular su divisa para tener una ventaja comercial.

Desde que asumió, Trump aún no ha calificado a China como un manipulador cambiario, una acusación que China rechaza.

"El mundo es una comunidad de destino compartido", escribió Li. "Es preferible que los países intercambien bienes y servicios y bonos a través de asociaciones de inversión a que intercambien púas y construyan barreras. Si surgen diferencias, nos corresponde a todos discutirlas con respeto y un marcado sentido de igualdad", agregó.