Los últimos datos del mercado laboral están confirmando el enfriamiento que atraviesa la economía uruguaya. Uno de los sectores que parece estar procesando un ajuste es el servicio doméstico, el segundo sector –luego de la industria– que más puestos de trabajo destruyó en lo que va del año. Para la gremial que oficia como patronal en las negociaciones de los Consejos de Salarios, la caída en la tasa de empleo del sector no es "dramática" y obedece a decisiones de "recorte" y "adecuación" de gastos que los hogares están procesando ante un menor dinamismo de la actividad.

La tasa de desempleo, que mide el porcentaje de la población en edad de trabajar que busca sin éxito su inserción en el mercado laboral, se mantuvo en el tercer trimestre del año en 7,6% frente al trimestre previo, el mayor guarismo desde 2010. Puntualmente, en setiembre, el mercado de trabajo volvió a deteriorarse y la tasa de desempleo subió a 8% –tras el dato previo de 7,6%–, sin llegar a superar el 8,1% del dato de abril, según los últimos datos que divulgó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

"Tenemos que prestar mucha atención a este dato, pero quiero señalar que la medición de desempleo de 8% que acabamos de tener, es absolutamente esperable por la desaceleración que ha tenido la economía", dijo esta semana el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori.

La estabilidad del desempleo frente al trimestre previo ocurrió a pesar de la reducción de la demanda de trabajadores. Se destruyeron 42.200 puestos de trabajo entre el tercer trimestre de 2014 y el mismo lapso de este año, según los cálculos de la Unidad de Análisis Económico de El Observador. En tanto, de acuerdo a el portal Objetiva de Deloitte –tomando en cuenta los datos que divulga el INE–, en el período enero-setiembre de este año se perdieron unos 26 mil puestos de trabajo respecto a igual período del año pasado. La industria fue el sector que más empleo destruyó (11.700 ), seguido por el servicio doméstico (6.600) y las actividades primarias (5.000).

Consultada por El Observador por el retroceso en el empleo en el servicio doméstico, la presidenta de la Liga de Amas de Casa, Mabel Lorenzo, recordó que la mayoría de las familias que contratan personas para las tareas del hogar son trabajadores de otros rubros de actividad. Por ese motivo, cuando los ingresos de una familia comienzan a acotarse para cubrir los egresos, se comienza procesar un ajuste, que en algunos casos abarca al servicio doméstico. "La gente acude a poner los gastos sobre la mesa para tomar medidas y restricciones. Es un reflejo de la realidad que estamos viviendo", explicó Lorenzo.

La titular de la gremial de Amas de Casa dijo que para "muchos hogares", contar con un personal doméstico "es vital" porque permite que los integrantes del hogar puedan concurrir a sus propios empleos. A juicio de Lorenzo, la contracción del empleo doméstico "no es un número alarmante" y la asoció a las "restricciones" que los hogares están instrumentando para adecuar sus gastos.

En tanto, la presidenta del Sindicato Único de Trabajadores Doméstica, Lucía Gandara, mostró sus dudas sobre los datos que recaba el INE. Dijo que esa encuesta registra a unos 120 mil trabajadores, mientras que en el Banco de Previsión Social (BPS) los últimos datos muestran unos 73 mil afiliados, una cifra que, de todos modos, debería ser mayor.

El salario mínimo vigente para un trabajador doméstico es de $ 11.945 nominales por 44 horas semanales, siendo el mínimo por hora de $ 62,84. A esto hay que sumarle las primas por antigüedad y nocturnidad. El convenio salarial cae el próximo 31 de diciembre.

Suba en seguro de paro

El número total de beneficiarios del subsidio por desempleo en setiembre –sin reliquidaciones– registró un aumento interanual del 29% con 45.889 trabajadores, según los datos del BPS a los que accedió El Observador. En tanto, en el trimestre julio-setiembre los dependientes que accedieron a este beneficio social se disparó 23% respecto al período abril-junio de este año y 27% a igual trimestre del año pasado con una media de 44.702 trabajadores amparados.

Por su parte, el número de solicitudes del subsidio por desempleo promedió 12.508 en el trimestre julio-setiembre con una expansión interanual del 44% y de 37% frente a abril-junio de este año. La construcción fue la rama de actividad con más beneficiarios en seguro de paro con 10.541 trabajadores en setiembre, bastante por encima del promedio de los últimos 12 meses que se ubica en 9.049 (+16%), seguido por la industria manufacturera con 9.812 beneficiarios (+32%), el comercio con 7.328 (+30%) y transporte y almacenamiento con 2.562 (+36%).

En tanto, al analizar la evolución por departamento, sobresalió el aumento del 49% que registró Montevideo en setiembre con 22.486 beneficiarios frente al promedio de los últimos 12 meses. En cambio, en el interior, en departamentos como Artigas, se registró una caída del 30% en los beneficiarios (733), al igual que en Colonia con 1.519 (-16%) y Salto con 978 (-12%).