Seúl. Corea del Sur reveló este domingo nuevas limitaciones a las operaciones de divisas de las firmas, diciendo que buscan reducir los flujos de capitales volátiles y afirmando que las nuevas normas no buscan guiar la tasa de cambio del won.

Las bien marcadas nuevas restricciones ponen límites a las operaciones de divisas de bancos y otras instituciones financieras.

"Estas medidas apuntan a reducir la volatilidad en los flujos de capitales que representan un riesgo sistémico en el país, en lugar de llevar a la tasa de cambio en una dirección específica", dijo el ministerio de Finanzas de Corea del Sur, sus dos reguladores financieros y el banco central en un comunicado conjunto.

Las autoridades, alarmadas por los bruscos cambios del won en mercados turbulentos, han estado preparando durante semanas a los mercados para algún tipo de control.

Como ya habían sugerido varios funcionarios, las nuevas normas pondrán un límite a las operaciones de divisas y derivados de los bancos y de las instituciones financieras no bancarias del país en 50% de su capital.

El límite para las sucursales de bancos extranjeros fue fijado en 250% de los valores correspondientes a su capital mínimo, que en promedio es sólo una trigésima parte de la que tienen los bancos nacionales.

Las normativas fueron establecidas con la idea de que entren en vigor en octubre y los bancos tendrán hasta dos años para cumplir totalmente con los nuevos límites, dijeron las autoridades.

El won se debilitó la semana pasada anticipando las limitaciones y su posible impacto en la liquidez de los mercados, en tanto, los inversores buscaban garantías de que los bancos tendrán suficiente tiempo para ajustarse para limitar el impacto de las nuevas normas.

Las autoridades dijeron que revisarían los nuevos datos cada trimestre para hacer posibles ajustes a los límites establecidos.