Los temores al impacto económico de la salida de Reino Unido de la Unión Europa golpearon al mercado de propiedades británico y empujaron a la libra a un nuevo mínimo en 31 años, mientras los parlamentarios conservadores comenzaron la votación para elegir a un nuevo primer ministro.

La secretaria del Interior, Theresa May, y Andrea Leadsom, con un cargo ministerial en la cartera de Energía, emergieron como las primeras favoritas para sustituir a David Cameron, quien anunció su dimisión después de que sus compatriotas votaron el 23 de junio en favor de abandonar la UE.

El largo proceso de selección durará hasta septiembre, pero se están multiplicando las señales de que el impacto del 'Brexit' en el comercio, la inversión y la confianza empresarial ya está afectando a la economía.

Aviva Investors suspendió las operaciones en su fondo de propiedades en Reino Unido por "circunstancias extraordinarias en el mercado", un día después de que Standard Life Investments hizo lo mismo tras una afluencia masiva de inversores para retirar dinero. Las acciones se hundieron en otros fondos relacionados con las propiedades y gestores de activos y aseguradoras también se vieron afectados.

La libra, la más afectada por la preocupación de los mercados ante el daño potencial que podría sufrir la economía británica, cayó por debajo de US$1,31 por vez primera desde 1985, y se cotiza ahora cerca de un 12 por ciento por debajo de sus niveles previos a la votación.

"Hay evidencias de que han empezado a cristalizar algunos riesgos. El panorama actual para la estabilidad financiera es desafiante", afirmó el Banco de Inglaterra, que anunció medidas para animar a que los bancos sigan prestando. [ID:nL1N19R0CJ]

Los votantes fueron bombardeados durante la campaña previa al referendo con advertencias de Cameron y varias instituciones financieras y centros de estudio sobre la posibilidad de que el 'Brexit' hundiera a Reino Unido en una recesión autoinfligida al bloquear su acceso al mercado único de la UE.

La facción en favor de salir del bloque calificó estos argumentos como el "Proyecto Miedo", argumentando que Reino Unido prosperaría al recuperar "independencia" frente a Bruselas y liberarse de sus leyes, cerrando sus propios acuerdos comerciales y limitando la inmigración, algo que no podía hacer bajo las leyes de la UE, que permiten el libre movimiento de personas entre los países miembros.

Tanto el Gobierno como la oposición laborista quedaron muy afectados por la votación y los legisladores conservadores comenzaron a votar el martes en la primera de una serie de sufragios para ir reduciendo la lista actual de cinco candidatos que buscan sustituir a Cameron.

May, de 59 años, se ha encargado de la seguridad y el orden público en los seis años que lleva en el Gabinete de Cameron. Es la favorita entre las casas de apuestas y la candidata con mayor apoyo entre los legisladores.

Su rival Leadsom, de 53, no tiene experiencia de gobierno, pero cuenta con la ventaja de formar parte de la facción ganadora del referendo, mientras que May votó por la permanencia. Leadsom recibió el lunes un fuerte espaldarazo cuando Boris Johnson, ex alcalde de Londres y uno de los líderes de la campaña por el 'Brexit', le dio su apoyo.

Los otros aspirantes son el ministro de Trabajo y Pensiones, Stephen Crabb, el ex secretario de Defensa Liam Fox y el secretario de Justicia, Michael Gove. Uno de los candidatos será eliminado el martes y la próxima ronda de votación se celebrará el jueves, en un proceso que continuará hasta que solo queden dos candidatos.