Montreal. Sindicatos estadounidenses y mexicanos presentarán este jueves una queja ante el Departamento de Trabajo de Estados Unidos porque consideran que México viola los débiles estándares laborales del TLCAN, medida con la que esperan persuadir a los negociadores estadounidenses para que presionen por reglas más duras.

La AFL-CIO dijo a Reuters que junto a la mexicana Unión Nacional de Trabajadores (UNT) van a presentar la queja formal ante la oficina que supervisa el acuerdo laboral asociado al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), mientras negociadores de Estados Unidos, México y Canadá se reúnen en Montreal para tratar de modernizar el pacto comercial de 1994.

El texto del reclamo, visto por Reuters, argumenta que las enmiendas a la ley laboral propuestas por México para implementar reformas constitucionales violarán el Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte (NAALC por su sigla en inglés).

La presentación busca incentivar esfuerzos de Estados Unidos para evitar que las medidas sean implementadas y demanda cambios para que México cumpla.

"Simplemente al promover este proyecto de ley, que busca minar las reformas constitucionales, el Gobierno de México viola descaradamente las obligaciones centrales del NAALC, que fue establecido para 'proveer altos estándares laborales' y para 'luchar para mejorar esos estándares'", dijeron en la queja la AFL-CIO y la UNT.

Un reclamo importante es que el TLCAN no ha logrado elevar los bajos salarios mexicanos que han atraído firmemente a México una cantidad de fábricas y empleos estadounidenses y canadienses.

Las conversaciones para reformar el acuerdo comercial han estado estancadas por las amenazas de Estados Unidos de retirarse del pacto, pero los ministros de Relaciones Exteriores de México y Canadá expresaron optimismo sobre las futuras negociaciones.

Un reclamo importante es que el TLCAN no ha logrado elevar los bajos salarios mexicanos que han atraído firmemente a México una cantidad de fábricas y empleos estadounidenses y canadienses.

El pacto comercial también ha permitido que persistan menores estándares sanitarios y de seguridad en las fábricas mexicanas, pero las violaciones al acuerdo de cooperación laboral TLCAN no son punibles a través de sanciones comerciales.

La oficina del Representante Comercial estadounidense (USTR por su sigla en inglés) ha hecho demandas sobre temas automotrices para revertir la migración laboral, pero sus propuestas laborales han decepcionado a los sindicatos y a muchos legisladores del Partido Demócrata.

Las propuestas se ajustan ampliamente al lenguaje que México y Canadá habían acordado previamente en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación, un pacto comercial que fue abandonado por el Gobierno del presidente Donald Trump.

"Lo que el USTR puso sobre la mesa no es aceptable y no logrará el objetivo", dijo Celeste Drake, especialista comercial y de política de globalización de AFL-CIO.

Drake dijo que quejas anteriores al Departamento Laboral sobre la violación de México al pacto de cooperación laboral no habían logrado grandes cambios y que ésta podría no ser diferente, pero que busca influenciar a los negociadores al llamar la atención sobre la pobre situación de los derechos de los trabajadores cuando discutan temas laborales en Montreal.

"Esto pone munición en la mesa de negociación para que los negociadores estadounidenses y canadienses digan: 'Sus violaciones al TLCAN no son cosa del pasado, no han sido resueltas'", sostuvo.

Una portavoz del USTR no pudo ser inmediatamente contactada para realizar comentarios.