Singapur. Las economías asiáticas se beneficiarán de ayudar a impulsar las capacidades de préstamo del Fondo Monetario Internacional, ya que la región también será perjudicada si los problemas de la zona euro empeoran, dijo este martes el jefe del banco central de Singapur.

"En la precaria situación de hoy, es de interés de Asia que sean reforzados los recursos del FMI. Asia no será inmune a una escalada de la crisis de deuda soberana y a una consiguiente prolongada desaceleración en Europa", dijo el director gerente de la Autoridad Monetaria de Singapur, Ravi Menon.

El FMI ha ayudado a financiar una serie de rescates a países de la zona euro en los últimos dos años, pero con grandes naciones europeas como Italia ahora bajo amenaza, el fondo quiere impulsar su capacidad crediticia, actualmente estimada en unos US$380.000 millones.

Miembros del bloque monetario acordaron inyectar cerca de US$200.000 millones, pero países como Estados Unidos, China y Japón han sido reacios a canalizar más fondos al FMI, ya que desean que Europa tome acciones más decisivas contra la crisis primero.

Singapur, aunque es una pequeña ciudad estado de 5,2 millones de habitantes al sur de Asia, tiene cerca de 240.000 millones de dólares en reservas internacionales. La cifra oficial no incluye alrededor de 300.000 millones de dólares en activos manejados por el fondo de riqueza soberana GIC.

Menon habló en la inauguración de una oficina de estudios macroeconómicos patrocinada por China, Japón, Corea del Sur y los 10 países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean por su sigla en inglés).

Conocido como Investigación Macroeconómica Asean+3 (AMRO), la oficina vigilará el uso de fondos desembolsados hacia países de Asia en tiempos de crisis. China, Japón, Corea del Sur y los miembros de Asean han comprometido US$120.000 millones para un acuerdo de canje cambiario regional multilateral.