En el pasado 2013 la economía global experimentó una ligera desaceleración, con un crecimiento del 2,9% a lo largo del año, algo por debajo del 3,9% y el 3,2% de los años 2011 y 2012 respectivamente. Esta desaceleración se observó tanto en las economías desarrolladas como en las emergentes: las primeras crecieron 1,2% en 2013, mientras que las emergentes lo hicieron 4,5%. En ambos casos la cifra se encuentra, también, algunas décimas por debajo de las de años anteriores.

Sin embargo, en este 2014 se dará una cierta mejoría del crecimiento a nivel global, que alcanzará la cifra del 3,6%.

La mejoría se observará tanto en las economías desarrolladas, que crecerán 2% este año,  como en las emergentes, que crecerán alrededor de 5%.

A mediados del pasado 2013 hubo un endurecimiento temporal  de las condiciones de financiación en las economías emergentes. El anuncio por parte de  la Reserva Federal de que pronto iba a cambiar la orientación de su política monetaria, disminuyendo progresivamente las grandes inyecciones de liquidez, tuvo un efecto inmediato en los mercados financieros de toda la economía global. Se dio un aumento de los diferenciales de tipo de interés de la deuda pública y de los bonos privados, una retirada de capitales y una caída de los índices bursátiles. Cuando, en septiembre, la Reserva Federal matizó su mensaje, la calma volvió a los mercados.

Las economías desarrolladas crecerán en 2014, 2% y las emergentes 5%.

De todas formas, el episodio hizo evidente que la economía global, y especialmente las economías emergentes, son muy sensibles a las condiciones monetarias de las economías desarrolladas. Por este motivo, la normalización de la política monetaria, que deberá realizarse en un futuro no muy lejano, es necesario que se lleve a cabo de forma progresiva.

*Para leer más sobre el escenario económico global que se avecina y algunas realidades locales y regionales (zona euro, Japón, China, Brasil, Perú, Colombia...), entre muchos otros contenidos, haga clic aquí para acceder al sitio especial de AméricaEconomía-Esade.