Washington. Cifras del gobierno estadounidense publicadas este viernes revelaron que las condiciones de empleo variaron fuertemente en julio entre los distintos estados, lo que sugiere que la recuperación económica tendría distintas velocidades a lo largo del país.

Las tasas de desempleo cayeron en 18 estados y en el distrito de Columbia en julio frente a junio, mientras que subieron en otros 14 estados y en 18 se mantuvieron estables, dijo el Departamento de Trabajo.

Frente a julio del año anterior, la tasa bajó en 27 estados y subió en 20.

Dakota del Norte, donde el sector de recursos naturales atraviesa un auge, nuevamente registró la tasa más baja del país, con 3,6%. En la otra cara de la moneda, Nevada siguió teniendo el desempleo más alto, con 14,3%.

En segundo lugar se ubicó Michigan, con 13,1%, aunque el estado experimentó el mayor incremento en el empleo respecto de junio, al crear 27.800 puestos de trabajo.

Por varios meses, Michigan -sede de las grandes automotrices estadounidenses- sufrió la mayor tasa de desempleo del país, pero desde inicios de año los niveles de cesantía han venido bajando.

La mayoría de las aperturas de empleos de julio se produjeron en el sector manufacturero.

"El mercado laboral del sector manufacturero en Michigan se estabilizó en lo que va de 2010. Las automotrices y sus proveedores minimizaron los despidos de julio, reflejando cronogramas de producción más eficientes y fuertes ventas de vehículos", dijo Rick Waclawek, director de la oficina de empleo del estado.

En conjunto, el número de empleos aumentó en 37 estados y en Washington DC.

Carolina del Norte perdió la mayor cantidad de puestos en julio, con 29.800, seguido por Nueva Jersey.

A nivel nacional, el panorama del empleo sigue siendo complejo. El jueves, el Departamento de Trabajo reportó un alza en las solicitudes semanales de subsidio por desempleo a un máximo en nueve meses.