Debido a la coyuntura global, donde la economía atraviesa por una situación de incertidumbre sobre todo en el continente europeo, los gobiernos y las empresas deben tomar resguardos para evitar problemas financieros de índole impositivo.

En este sentido, Álvaro Castro, socio de Impuestos y Derecho Corporativo, de KPMG Costa Rica, señaló que "con retos complejos como la incertidumbre económica y política, auditorías fiscales agresivas, niveles récord de litigios fiscales y cambios en los modelos de negocio, los especialistas fiscales deben adaptar un enfoque innovador que les permita reinventar sus operaciones y modificar sus estrategias a largo plazo”.

De este modo, las autoridades fiscales de los países de América Latina están intensificando sus esfuerzos para aumentar los ingresos fiscales. Esto incluye el uso de tecnología para identificar y elegir operaciones y estructuras específicas, colaborar más estrechamente y compartir información con otros departamentos gubernamentales y las autoridades fiscales de otros países, y adoptar una línea dura sobre la agresiva planificación fiscal.

“Los impuestos se han convertido en un importante factor de riesgo para la reputación empresarial. Por esto, las empresas deben asegurarse que son percibidas como entidades que devuelven a las sociedades en que operan una parte justa de los impuestos”, dice Castro, agregando que "también deberían esperar que las autoridades fiscales aborden sus asuntos tributarios desde el punto de vista de la moral tributaria y asegurar que su contribución fiscal es apropiada".

Respecto de lo anterior Castro es enfático en señalar que existe en la región, un movimeinto de ajuste en las legislaciones, esto es una tendencia que se da en cada país con particularidades distintas.

"Los fiscos están asumiendo una situación más agresiva, hay un mayor nivel de litigios tributaraios", indicó. Sumado a lo anterior hay que considerar que los fiscos están más concientes e interesados en analizar transacciones complejas que ocurren más allá de sus fornteras, concluyó.