El manoseo que pretenden realizar personajes cercanos al Poder Ejecutivo y al Congreso Nacional con los bienes de las instituciones financieras quebradas ha encendido la alarma en muchos sectores interesados en comprar propiedades de bancos declarados en quiebra.

EL HERALDO denunció recientemente la intención de conocidas personalidades de apropiarse indebidamente de una serie de empresas ligadas a la industria camaronera.

La publicación provocó la reacción de las autoridades de la Secretaría de Finanzas, que a través de su titular William Chong Wong dijo que los mencionados bienes serán sometidos a un proceso de evaluación y posteriormente serán rematados.

No obstante, este rotativo ha tenido acceso a documentación que indica que empresas internacionales han presentado solicitudes a la administración de Porfirio Lobo Sosa para adquirir vía directa algunas propiedades.

Por el momento no se conoce la cantidad de dinero que el gobierno recuperará por la venta de esos activos, ya que solo en los fideicomisos del Banco Corporativo se destinaron casi 1.000 millones de lempiras (US$51,8 millones)para cancelar a 1.500 inversionistas.

En total, por la liquidación forzosa de bancos privados y financieras, la que ocurrió a finales de 1999, la administración destinó alrededor de 4.200 millones de lempiras (US$217 millones), de los que una gran parte no se podrán recuperar.

Ofertas. Una de las empresas más apetecidas por empresarios y grupos vinculados a los círculos políticos es un grupo de fincas de camarón y una empacadora, la que las anteriores autoridades de la Secretaría de Finanzas entregó en arrendamiento.

Esa operación le ha significado al gobierno ingresos por el orden de 10 y 15 millones de lempiras en el periodo 2010-2011, pero antes de esos años no habían generado ninguna entrada a las arcas públicas.

El alquiler fue aprobado mediante una garantía bancaria, ya que anteriormente reportaron ventas por casi 19 millones de lempiras pero no pudieron recuperar esos recursos.

La propuesta económica de HutchingS Comercial por siete empresas -Hondufarms, Culcasa, Fincamar, Exmar, Acuatec, C.W.Y.A., Flamingo e Ibermar, es por la suma de 7.5 millones de dólares, equivalente a 141.7 millones de lempiras. La mencionada empresa presentó la oferta a la Secretaría de Finanzas a finales del año pasado, la que aún no ha sido respondida por las autoridades de esa oficina gubernamental.

Craig W. Hutchings dijo que el pago por esas propiedades, las que en su momento pertenecieron a Banco Corporativo S.A. (Bancorp), sería en efectivo y de forma inmediata. Las seis fincas camaroneras y la empacadora tienen una extensión de 923.52 hectáreas, las que se encuentran distribuidas en los departamentos de Choluteca y Valle.

Ese grupo de empresas fue sometida a remate a comienzos de 2005, solicitando el gobierno la cantidad de 431.7 millones de lempiras, la que fue declarada fracasada. Otra propiedad que ha sido del interés de grupos políticos y sectores empresariales es un conjunto de terrenos que también pertenecieron a Bancorp, los que ubicados en varios departamentos de Honduras.

Pérdidas. No obstante, la mayor parte de los fideicomisos que pasaron a la administración del gobierno no están generando ningún ingreso a la Secretaría de Finanzas, al contrario están incurriendo en gastos. El funcionario dijo que el arrendamiento del fideicomiso de Cohbasa -tierras- reporta mínimos rendimientos, por lo que se procederá a subastarlo. Chong Wong subrayó que de todos los fideicomisos que constituyeron Bancorp y otras instituciones financieras el más rentable es el del grupo de camaroneras y la empacadora, las restantes propiedades serán evaluadas para ser rematadas, una parte, en el transcurso del año y el resto en 2012. Los bienes son administrados por Finanza y la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).