Washington. Las nuevas solicitudes de beneficios por desempleo en Estados Unidos subieron inesperadamente la semana pasada a su nivel más alto desde enero, un hecho que podría generar temores a que la recuperación del mercado laboral se estancó tras la desaceleración en la creación de empleos vista en marzo.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo subieron en 13.000 a un total desestacionalizado de 380.000, dijo este jueves el Departamento del Trabajo.

La cifra de la semana previa fue revisada al alza a unos 367.000 desde los 357.000 reportados anteriormente.

Economistas consultados por Reuters esperaban una caída a 355.000 la semana pasada.