Washington. La cantidad de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo bajó a un mínimo de más de 45 años la semana pasada, en un indicio de que la economía sigue firme pese a señales de desaceleración en el primer trimestre.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo disminuyeron en 12.000 a una cifra desestacionalizada de 215.000 en la semana que terminó el 24 de marzo.

Se trata del nivel más bajo desde enero de 1973, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

Los datos de la semana previa fueron revisados para mostrar 2.000 solicitudes menos que las reportadas anteriormente.

Economistas encuestados en un sondeo de Reuters habían estimado que los pedidos de subsidio por desempleo cayeran a 230.000 la última semana.