Washington.  Las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado la semana pasada, a su menor nivel en dos meses, en una señal esperanzadora sobre el complicado mercado laboral.

Las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo bajaron en 27.000 plazas a un total desestacionalizado de 451.000, la menor tasa desde la semana terminada el 10 de julio, en la semana al 4 de septiembre, dijo este jueves el Departamento de Trabajo.

"El declive en las solicitudes sugiere que el incremento durante agosto fue posiblemente una anomalía temporal. Esto es significativamente positivo para la economía y sugiere alguna posibilidad de una revisión al alza en nuestra proyección para el segundo semestre del año", dijo Zach Pandl, economista de Nomura Securities International en Nueva York.

Analistas consultados por Reuters esperaban una baja a 470.000 desde el dato de la semana anterior reportado inicialmente en 472.000, que fue revisado a 478.000 en el informe de este jueves.

Un funcionario del Departamento de Trabajo dijo que debido al feriado de este lunes por el Día del Trabajo, algunos estados no habían podido enviar sus datos, por lo que el departamento debió hacer estimaciones de sus cifras.

Tras el feriado, algunos estados reportaron sus cifras y el funcionario dijo que estas eran cercanas a las estimaciones del departamento, por lo que el informe de esta jueves, no vería una corrección considerable.

Las solicitudes de ayuda del seguro de desempleo han caído de manera considerable desde el máximo de nueve meses de 504.000 alcanzado a mediados de agosto.

La debilidad en el mercado laboral está retrasando la recuperación económica del país desde su peor recesión en 70 años, pero en las últimas semanas han comenzado a surgir algunos rayos de luz a través de la nube negra del desempleo.

Según un informe divulgado la semana pasada, los empleadores privados estadounidenses crearon 67.000 puestos de trabajo en agosto, mientras que el informe para julio vio una corrección al alza para mostrar la creación de 36.000 empleos más en el sector de los reportados inicialmente.

"El dato de empleo es positivo, obviamente, ya que superó las expectativas. Creo que es una confirmación de que los flojos datos que vimos en agosto eran el resultado de factores estacionales. La idea de una tendencia a la baja a largo plazo se mantiene intacta. Esto es una buena señal para el mercado", dijo Michael O'Rourke, estratega de BTIG LLC, en Nueva York.

Tras el informe, los futuros de las acciones en Wall Street aumentaron sus ganancias, mientras que el incremento en el apetito por el riesgo llevó a los inversionistas a vender bonos del Tesoro, que ampliaron sus pérdidas iniciales.

El dólar, por su parte, recortó sus pérdidas frente al yen, aunque seguía cotizando en terreno negativo.

El promedio móvil de cuatro semanas, considerado más confiable porque suaviza la volatilidad del dato semanal, cayó a 477.750 solicitudes de subsidio de desempleo desde las 487.000 de la semana inmediatamente anterior.

En tanto, el número de personas que se mantuvo en la nómina de desempleados tras haber pedido una primera semana de ayuda bajó a 4.478 millones en la semana terminada el 28 de agosto desde las 4.480 millones de la semana previa.

Los analistas esperaban una cifra de 4,45 millones para esta categoría.

Otro dato de este jueves, mostró que la brecha comercial de Estados Unidos se estrechó un 14 % a US$42.800 millones en julio, menos que la mediana de un pronóstico de un déficit de US$47.300 millones que esperaban los economistas de Wall Street consultados por Reuters.