Con un consumo privado en pleno crecimiento por encima del ritmo que muestra la economía y con un fortalecido aumento real de los salarios, la confianza del consumidor goza de buena salud y se sostiene en un nivel elevado, según el informe de septiembre de Opción Consultores al que accedió El Observador.

Los uruguayos en general evalúan satisfactoriamente su situación económica personal y las expectativas para el año próximo son igual de buenas, aunque con un optimismo menor que el mostrado en el reporte anterior de abril. A la misma conclusión se llega ante la consulta sobre la situación económica del país, tanto en la percepción actual como en las sensaciones para 2015.

Para el 45% de las personas su situación económica y la de su familia en la actualidad es “buena” o “muy buena”, nivel que se ha mantenido desde marzo de 2012, de acuerdo a Opción Consultores. Ambas calificaciones nunca bajaron del 42% desde entonces. En tanto, las evaluaciones “mala” y “muy mala” solo obtuvieron un 6% de las adhesiones, cuatro puntos menos que en abril de este año. Del resto, 49% evalúan como “regular” su situación financiera.

Las percepciones “buena” y “muy buena” sobre la situación económica personal y familiar tienen mayor presencia entre las personas de nivel socioeconómico alto; entre quienes se autoidentifican como de izquierda; entre las mujeres y las personas de 60 años o más, indica el informe de la consultora.

En el terreno de las expectativas personales, el estudio presenta un escenario mayoritariamente optimista, con 65% de los encuestados que piensa que su situación económica “mejorará” en 2015, pese a que este registro bajó tres puntos en relación al sondeo de abril. Los más optimistas son los jóvenes, los de nivel socioeconómico bajo, los residentes en el interior y quienes se identifican como de izquierda y centroizquierda.

Esta confianza del consumidor que, según el director general de Opción Consultores, Agustín Bonino, se encuentra “en un momento de nivel elevado”, se sustenta en un crecimiento interanual del PIB del 3,7% en el segundo trimestre, en el incremento real del Índice Medio de Salarios en la medición interanual a agosto de 4,8% y en la expansión del salario real en el último año de 6,2% en el sector privado y de 2,3% en el público.

Además, de acuerdo a datos de Cuentas Nacionales, el gasto de las familias, medido a precios constantes, creció 4,5% en el segundo trimestre del año, con relación a igual período del año pasado. Ese ritmo de aumento fue apenas dos décimas menor que el del primer cuarto del año, cuando el consumo privado crecía a una tasa de 4,7%.

El futuro del país. Ante la pregunta de si cree que la situación económica del país va a mejorar o empeorar en el próximo año, la percepción de los ciudadanos es muy similar a la situación personal. La mayoría de las personas, el 58%, se presenta optimista respecto al futuro económico del país, un punto por debajo del análisis de abril pasado. Los que aseguraron que todo “seguirá igual” fue el 15% y los que contestaron que la situación económica “empeorará” alcanzó el 14%.

Entre los que perciben con optimismo el futuro de la nación se destacan las personas que se identifican como de izquierda. A su vez, “en términos relativos, quienes poseen una visión más pesimista son las personas de nivel socioeconómico alto”, aseveró el reporte de Opción Consultores. “Se observa también una diferencia importante según la edad: entre el 60% y 61% de las personas jóvenes y adultas considera que la situación del país ‘mejorará’, mientras que en las personas de 60 años o más esta cifra es de 51%”, añadió el estudio.

El informe de Opción Consultores aporta como síntesis que mientras las personas cuentan con una percepción más crítica de su situación económica personal actual, “el panorama acerca de las perspectivas sobre la situación económica personal y del país se presenta, en ambos casos, optimista”.

Identificación. El director general de Opción Consultores, Agustín Bonino, dijo a El Observador que la situación económica personal actual se vincula más a un escenario de expectativas que a la realidad. Además, aseguró que la opinión y percepción cuentan con una gran identificación partidaria e ideológica. En cuanto a la evaluación de la situación económica del país en el próximo año, Bonino dijo que esto “influye en las compras”. “En momento de baja confianza del consumidor, se retraen la inversión y el consumo”, explicó el director de Opción Consultores.