Pekín. El incremento del ajuste monetario se combinó con el período festivo del Año Nuevo Lunar para pesar sobre las fábricas de China en febrero, aún cuando la inflación continuó acelerándose, mostró este lunes un sondeo.

El índice rápido chino de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) elaborado por HSBC, tocó un nivel de 51,5 en febrero, un declive desde una lectura final de 54,5 un mes atrás.

El PMI rápido, que acaba de hacer su debut y fue diseñado para proveer una indicación temprana de los datos finales, que serán dados a conocer dentro de una semana, sugiere que el sector industrial de China se está expandiendo a su tasa más lenta en siete meses.

"El período festivo del Año Nuevo Lunar podría ser un factor, pero no la única razón. Esto también implica que el ajuste cuantitativo está comenzando a traspasarse, pero aún se necesita hacer más para controlar la inflación", dijo Qu Hongbin, economista para China de HSBC.

Los subíndices de precios se encaminan a acelerarse a máximos en tres meses durante febrero, debido a que los fabricantes que enfrentan alzas en los costos de las materias primas globales trataron de cobrar más a los consumidores para recuperar sus costos.

De acuerdo al PMI rápido, el incremento de las nuevas ordenes se ralentizó en febrero, mientras que las ordenes de exportaciones registraron un declive, lo que indica que el crecimiento de los negocios se generó casi totalmente dentro del país.

El lunes marcó el lanzamiento del PMI rápido, que servirá como uno de los indicadores de desempeño de la economía china que estará disponible más temprano.

El PMI rápido se basa en hasta 90% de las respuestas totales al sondeo mensual y está diseñado para proveer una imagen ajustada de los datos finales, que usualmente son reportados el primer día laboral de cada mes.