Ciudad de México. Los economistas del sector privado ajustaron al alza sus expectativas de tipo de cambio y de inflación para el cierre del año, mientras que mantuvieron sin cambio su previsión de crecimiento del PIB, informó el Banco de México.

En la encuesta de expectativas de noviembre, los expertos calcularon que la paridad cerrará 2017 en 18.86 pesos por dólar, mientras que hace un mes la esperaban en 18.70.

La inflación de cierre de año la estiman en 6.49% y hace un mes la proyectaban en 6.25%. Ahora ya no confían en que la carestía se acerque al 3.0% al cierre de 2018, ya que la prevén en 3.91%. Para el mediano plazo estiman que el índice de precios se ubicará en 3.5%.

El crecimiento esperado del PIB se mantiene sin cambios respecto de la encuesta anterior: cerraría en 2.10% este año, y 2.28% en 2018.

Para 2019 el avance del PIB sería de 2.31% y en la próxima década el promedio sería de 2.72%. Estiman que la tasa de fondeo finalizaría el presente año en 7.06% en promedio y el próximo año bajaría 6.71%.

Con relación a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses, los especialistas consideran que los principales factores son, en orden de importancia, la incertidumbre política interna, con 19% de las respuestas; los problemas de inseguridad pública, con 15% de las respuestas; la plataforma de producción petrolera, con 11% de las respuestas; la inestabilidad política internacional, con nueve por ciento de las respuestas; y las presiones inflacionarias en el país, con 6%.

Únicamente 16% de los entrevistados considera que es un buen momento para invertir, mientras que 42% señala lo contrario. El 23% es optimista y piensa que el clima de negocios mejorará, mientras que 30% señala que empeorará.