Sólo uno de cada tres argentinos se manifiesta satisfecho con su situación económica personal, mientras que el 66% restante considera que es regular (46%) o negativa (19%), según un sondeo publicado este lunes.

De acuerdo con la encuesta de la consultora Poliarquía realizada el pasado septiembre, la percepción negativa fue 5 puntos superior a la del pasado agosto y alcanzó su punto más alto desde mediados de 2006.

La evaluación de la economía personal de los entrevistados empeora a medida que desciende el nivel de instrucción alcanzado: la considera negativa el 13% de los que tienen estudios superiores, el 17 % de los que tienen educación secundaria y el 26 % de los que solo completaron la primaria.

"Nuestro sondeo de septiembre muestra un panorama de incertidumbre y preocupación respecto de la situación social y económica", afirmó el director de la consultora, Fabián Perechodnik, al diario económico El Cronista.

"Durante el último mes aumentaron las perspectivas negativas sobre la economía, la desaprobación a la gestión económica del Gobierno, el temor a la pérdida de empleo, la percepción de la inflación y la evaluación negativa de la situación personal de los entrevistados", agregó.

La encuesta fue realizada de forma telefónica a mil personas distribuidas en todo el territorio argentino y tiene un margen de error del 3,2 %.