La zona euro entrará en recesión y no registrará crecimiento económico hasta el 2013, según el último sondeo de Reuters a economistas, que tampoco prevén una nueva respuesta política agresiva por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Los resultados de la encuesta mensual, que se dieron a conocer este jueves, llegan tras la noticia de que la zona euro apenas logró evitar la recesión en el primer semestre del año.

Alemania fue el único país del bloque que creció en los tres meses a junio y Francia, la segunda mayor economía de la Unión Europea (UE), permaneció estancada en el período.

Considerado junto con un empeoramiento del panorama para las economías más vulnerables de la zona euro arrojado por un sondeo de Reuters publicado la semana pasada, surgen dudas de que la crisis de la zona euro llegue a su fin o de que se registre una significativa recuperación económica.

Un modesto recorte de 25 puntos base en las tasas de interés al 0,50% que se espera por parte del BCE el próximo mes no será suficiente para cortar el problema por lo sano y será ampliamente simbólico, dado que las tasas ya se encuentran cerca de cero y pueden hacer poco por estimular los préstamos.

Aunque el presidente del BCE, Mario Draghi, ha prometido que hará lo necesario para salvar al euro, y se esperan compras a gran escala de bonos italianos y españoles en el corto plazo más adelante este año, no hay nada que según los economistas apunte a una vigorosa recuperación.

El economista del Bank of America Merrill Lynch, Ruben Segura-Cayuela, dijo que la "ausencia de un claro fin del juego u hoja de ruta para poner fin al juego" en la crisis de deuda de la zona euro está conteniendo a los consumidores y evitando que los negocios inviertan o realicen contrataciones.

El sondeo de Reuters predijo que la economía de la zona euro, que se redujo en un 0,2% en el segundo trimestre, se contraerá en igual magnitud en el trimestre en curso. La cifra supera levemente el descenso del 0,1% previsto en el sondeo de Reuters de julio.

Pero el relativamente leve retroceso oculta descensos mucho más severos en Italia y España, la tercera y cuarta mayores economías de la eurozona, y un indiscutible colapso en Grecia, donde casi un 25% de la población está ahora desempleada.

Los economistas creen cada vez más en que habrá una recesión oficial en el tercer trimestre, al prever desde una expansión del 0,1% hasta una contracción de un 0,8%. Sólo un experto predijo crecimiento.

El sondeo de Reuters arrojó que la vasta mayoría de economistas no espera que el banco central regional intente controlar el rendimiento de los bonos españoles e italianos como han sugerido algunos, y tampoco que busque comprar algo más que bonos del gobierno en el mercado abierto.

Quienes respondieron la encuesta también se mostraron divididos sobre la probabilidad de que se lleve a cabo otra operación de refinanciamiento en el largo plazo como la que impulsó el BCE en diciembre y luego en febrero, en la que inyectó a los mercados más de 1 billón de euros en liquidez a tres años.